access_time 12:37
|
27 de junio de 2007
|
|
CABALLITO

Doble crimen: analizan las cintas de seguridad

Los pesquisas quieren saber quién mató al matrimonio en su departamento.

    Los investigadores del doble crimen de un matrimonio de porteros, hallados muertos a golpes el lunes en un departamento de Caballito, secuestraron las cintas del circuito de seguridad de edificios cercanos para analizar si en alguna de ellas se puede ver a los posibles homicidas. Fuentes policiales confirmaron que al menos en el edificio lindero al que se hallaron los cuerpos de las víctimas hay cámaras de seguridad que graban lo que ocurre en la puerta, por lo que fueron secuestradas las cintas para analizar si en alguna de ellas se observa algún movimiento extraño.
     La principal sospecha es que el crimen de Olga Romero, 68 años, y su esposo, Luis Sibechi, 59, cuyos cuerpos fueron encontrados en un departamento en avenida San Martín 1274, pudo haber sido cometido por algún conocido de las víctimas. “Tenemos cuatro o cinco indicios que nos llevan a pensar que el doble crimen pudo haber sido cometido por algún conocido”, declaró un jefe policial que participa en la investigación. Una de ellas es la violencia utilizada para matar a los encargados, ya que fueron asesinados a golpes en la cabeza, aparentemente aplicados con un martillo, un fierro o un caño, objeto que no fue encontrado en la escena del crimen.
    El investigador agregó: “Acá está claro que quienes mataron a la pareja quisieron que no quedaran vivos ninguno de los dos para que no pudieran decir quién había sido el autor”. El pesquisa agregó que es común que exista violencia en hechos de robo similares a estos y, en esos casos, el delincuente golpea a sus víctimas para que revelen dónde guardan dinero, pero no matan. “Si es un ladrón común y corriente, va a buscar dinero o cualquier objeto que tenga valor. Pero no se robaron ni los televisores ni la computadora ni los equipos de DVD y el departamento estaba totalmente revuelto. Sabían lo que iban a buscar”, explicó. Es que se cree que el o los delincuentes pudieron haber ido a robar alguna suma de dinero que las víctimas estaban ahorrando para viajar a España, donde vive su único hijo.
    Otra de las sospechas que hacen a los investigadores creer que se trata de un conocido es que ninguno de los accesos al lugar estaba violentado. “Nadie ajeno al sitio puede entrar si no tiene llaves. O el homicida tenía llaves o lo hicieron pasar porque le tenían confianza”, agregó el pesquisa. A los investigadores también les resultó llamativo el horario en que ocurrió el doble crimen, ya que los peritos estimaron que el hecho pudo haber ocurrido cerca de las 22. Por el momento, los policías intentan encontrar a algún vecino que pueda aportar detalles de importancia, pero ninguno de ellos observó ni escuchó nada extraño. El cuerpo del hombre estaba cerca de la puerta de entrada, en el living, en medio de un gran charco de sangre, y el de la mujer yacía dentro de la pequeña cocina.
    Los pesquisas también precisaron que el o los asesinos colocaron un elemento de género entre el cadáver de Sibechi y la puerta del departamento para evitar que la sangre que manaba del cuerpo se escurriera hacia el pasillo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.