access_time 16:20
|
31 de octubre de 2019
|
Salud y sexualidad

Disminución del deseo sexual: la ausencia de una vitamina puede causarlo

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15725489665171.jpg

La vitamina D, que se obtiene por la exposición al sol, puede ser responsable del aumento o reducción de la líbido.

El deseo sexual es un aspecto de la vida de todas las personas que se puede ver influenciado por diversos factores. Lo emocional, lo personal, las experiencias del día a día, la relación con la pareja, entre otros, pueden ser algunos de los elementos que impacten directamente sobre la líbido y hagan que aumente o disminuya en distintos momentos.

Sin embargo, también hay factores ambientales, es decir, completamente externos, que pueden tener influencia directa sobre el deseo sexual. Uno de los más característicos dentro de este último grupo es el impacto que tiene la exposición al sol sobre la líbido de cada persona.

En realidad el elemento que genera ese efecto es la vitamina D o, en todo caso, la falta de ella. De acuerdo a los resultados de un estudio realizado por científicos de la Universidad Médica de Graz, en Austria, "esta vitamina está involucrada en la regulación del metabolismo androgénico masculino" ¿Qué significa esto? Que, entre los participantes de la investigación -2.299 hombres- quienes tenían una mayor cantidad de vitamina D generaban un mayor nivel de testosterona en sangre, al mismo tiempo que aumentaba la calidad y movilidad de los espermatozoides.

Para los autores de la investigación, esta información podría abrir una línea de tratamiento para la deficiencia de testosterona en el futuro, aunque todavía es necesario indagar más en este área.

No obstante, no es un problema exclusivo de los hombres; en las mujeres también es posible que la vitamina D tenga este efecto. En el género femenino, la testosterona se produce en pequeñas cantidades en las glándulas suprarrenales y ovarios, y junto al estrógeno cumplen la función de acelerar la libido, lo cual mejora la experiencia sexual.

En este sentido, una nueva investigación midió factores como depresión, nivel de estrógeno, testosterona, hormona folículo estimulante, prolactina y vitamina D. El objetivo fue saber qué impacto tenían sobre el organismo de la mujer en relación a su actividad sexual.

El análisis fue realizado en 50 mujeres premenopáusicas con disfunción sexual femenina (FSD), que no era causada por problemas de salud o medicamentos y 58 mujeres premenopáusicas sin esa condición y dio resultados similares. La única diferencia estuvo relacionada con la vitamina D: el grupo de mujeres con FSD tenía niveles más bajos de esta vitamina en la sangre y, a su vez, más síntomas de depresión.

A su vez, los autores se dieron cuenta de que el déficit de vitamina D estaba relacionado con un bajo deseo sexual, que a su vez impactaba en cómo vivían toda la relación sexual.

De este modo, pudieron concluir que la vitamina D está involucrada directamente en el desarrollo de la actividad sexual de las mujeres, al igual que en la manera que el cuerpo utiliza la testosterona.

Por otro lado, en relación a la depresión y a sus síntomas, los investigadores afirman que la vitamina D ayuda a reducir el riesgo de desarrollar este trastorno, ya que contrarresta la inflamación en el cerebro que contribuye a la afección.

Es importante tener en cuenta que en ambos estudios los propios autores aseguran que son necesarias más investigaciones, sobre todo de mayor profundidad, para conocer el impacto que tiene la vitamina D sobre el deseo sexual, tanto en hombres como en mujeres, y sobre la testosterona en sangre. Las limitaciones de las investigaciones citadas se relacionan, sobre todo, con la edad de los participantes, que puede haber influido en los resultados obtenidos.

Fuente: IProfesional.com/salud

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.