access_time 14:30
|
9 de mayo de 2007
|
|
TRIBUNALES DE SAN RAFAEL

Diez años de prisión por matar a una bebé

Pablo Víctor Pardo, de 21 años, fue condenado por golpear y dar muerte a una niña de nueve meses. La madre de la menor quedó absuelta.

    El joven Pablo Víctor Pardo fue condenado ayer a diez años de prisión acusado del delito de homicidio simple. El fallo fue emitido por el tribunal de la Segunda Cámara del Crimen de San Rafael. Pardo, de 21 años, fue declarado culpable del homicidio de la menor Luna Ayelén Rojas, sucedido en Malargüe en mayo del 2006. La madre de la niña,Huenú Soledad Rojas (23), fue absuelta lisa y llanamente de culpa y cargo del delito de omisión de auxilio.

    La mujer estaba en libertad pero acusada.Mientras que Pardo continuará preso en una de las celdas de la cárcel de San Rafael. El representante del ministerio público, Víctor Giambastiani, había solicitado al final de su alegato una pena de veinte años para Pardo por el delito de homicidio simple con dolo eventual, ya que la menor, al momento de su deceso, el 6 de mayo del 2006, tenía apenas nueve meses y había recibido varios golpes que la llevaron a su muerte.

EL CASO. El imputado llegó a juicio bajo la pesada acusación de homicidio agravado y Rojas por la de abandono de persona agravado. Ambos convivían con la niña en Illescas 841 de Malargüe el año pasado. El 5 de mayo, la mujer se ausentó del domicilio y dejó a la menor al cuidado de Pardo. Después de ese día, todo se transformó en tragedia. La investigación confluyó en que Pardo habría lesionado gravemente en el cráneo a la bebé, circunstancia que derivó en su muerte al día siguiente en el Hospital Regional. El diagnóstico fue traumatismo severo craneoencefálico pero, hasta ese momento, no se sabían los motivos de las agresiones.

    Cuando regresó, la madre vio a su hija en brazos de Pardo. Este le contó que se le había caído de la cama donde dormía. Pero Rojas vio que la niña no lloraba y se le desviaba la vista hacia atrás. La llevó de inmediato al hospital y la internaron. Allí, los médicos detectaron que presentaba estado de inconsciencia, estaba pálida, con arritmia cardíaca y respiratoria, trastornos neurológicos y en estado de coma.

    No tenía tampoco respuestas a los estímulos dolorosos, por lo que decidieron pasarla a la unidad de cuidados intensivos. Los médicos, al ver que presentaba hematomas en diversas partes del cuerpo, resolvieron llamar a la policía, debido a que sospechaban de la versión dada por Parto. Fue así que, después de los análisis, entendieron que era una niña maltratada físicamente. Algunos golpes databan de horas y otros de días, según se estableció. Los profesionales expresaron que la niña no sufrió una caída de cabeza, porque, si no, hubiera presentado un chichón.

    La Fiscalía de Instrucción concluyó que la niña había sido agredida con anterioridad y que la madre también era golpeada por Pardo. Consideró, además, por parte de la mujer, un “acto de negligencia e imprudencia dejar a la menor al cuidado de su pareja, sin prever el peligro que la conducta violenta de aquel podía ocasionar a su hijita”. Ahora, los jueces de Cámara Javier Pascua (presidente del tribunal), Raúl Rodríguez y Aroldo Gorri decidieron en la sentencia condenar al joven a una decena de años de prisión.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.