access_time 19:19
|
24 de septiembre de 2009
|
|
SEXTA CÁMARA DEL CRIMEN

Diez años de prisión por matar a un joven

La condena recayó sobre Martín Isaías Funes Villagra, por un asesinato ocurrido el 8 de marzo en El Borbollón

    En menos de una hora, el fiscal de la Sexta Cámara del Crimen, Felipe Seisdedos, y la defensora oficial Mirtha Olivera resolvieron el conflicto y arreglaron la pena. Martín Isaías Negro Funes Villagra reconoció haber asesinado a Roberto Eliseo Videla Olivares (15), tras cortarle la yugular con un envase de cerveza en el loteo Romera de El Borbollón, y fue condenado a diez años de prisión.

    El degüello ocurrió el sábado 8 de marzo a las 20.30, mientras la víctima permanecía con unos amigos tomando cerveza en un quiosco del barrio. Videla murió dos días después en la sala de terapia intensiva del Hospital Central. No fue necesario que los testigos se presentaran a declarar, debido a que Funes manifestó que él lo mató, con la finalidad de obtener una sentencia más leve. La muerte sucedió cuando los amigos compartían una cerveza en el quiosco mercadito Claudio y “comenzaron a gastarse entre ellos”, explicó el hermano del niño.

    Lo que parecía un chiste, terminó en una de las peores tragedias, cuando uno de los amigos de Videla se molestó por lo que el Negro le habría dicho y comenzaron a discutir. El asesino se abalanzó sobre el chico y entonces apareció en escena la víctima, quien se interpuso entre ambos para que no pelearan. “Mi hermano no era amigo del Negro, sino del otro chico. El Negro había venido a visitar a un primo, pero no se juntaba mucho con Roberto y sus compañeros, por lo que él –por la víctima– quiso defender al otro”, manifestó el joven a El Sol durante el velorio de su ser querido. En ese momento de la discusión, el asesino le dijo a Robertito, como lo llamaban sus familiares y amigos: “¿Por qué te metés si la cosa no es con vos?”. Y después de decir esas palabras se abalanzó sobre Videla con una botella de cerveza rota. Entonces, los otros muchachos se interpusieron para que a Videla no le pasara nada y el Negro logró zafarse de ellos.

    Cuando llegó hasta la víctima, esta le dijo: “Quedate tranquilo. ¿Qué, no sabés tomar?”. Y ahí fue cuando el delincuente lo abrazó, como indicándole que la pelea ya había pasado. Pero mientras estaban hombro a hombro, el Negro empuñó la botella y le cortó el cuello a la víctima, ante la mirada atónita de todos sus compañeros. Después, el malviviente escapó de la escena, mientras otros jóvenes, que estaban en una fiesta, trasladaron al herido en una moto al Hospital Gahilac, desde donde lo derivaron en una ambulancia al Central. Tras dos días de agonía, el muchacho falleció y el asesino fue capturado una semana después en la plaza Pedro del Castillo de Ciudad.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.