access_time 08:46
|
7 de agosto de 2006
|
ESCABROSO ASESINATO

Detenido por matar a su padre

Un ciudadano bonaerense fue arrestado en el departamento de Tunuyán, acusado de asesinar a bastonazos a su padre y velarlo frente a su esposa y sus hijos arriba de una mesa

         Un hombre de 53 años fue detenido en el departamento de Tunuyán, acusado de haber asesinado a bastonazos, en enero pasado, a su padre, a quien veló sobre la mesa de su casa, en la localidad bonaerense de Monte Grande, frente a su esposa y a sus hijos de 5 y 10 años. Luego, lo enterró en un descampado de la ciudad de Lobos. Fuentes de la Policía bonaerense indicaron que el hombre detenido fue identificado como Miguel Ángel Oscar Ojeda, que es practicante del culto Umbanda y, según los investigadores, dedicó la muerte de su padre hemipléjico a San La Muerte.


        La detención de Ojeda, quien desde hace tres meses trabajaba como vigilador en nuestra provincia, fue concretada por efectivos de la Superintendencia de Investigaciones de Delitos Complejos y Crimen Organizado de la Policía Bonaerense, que contaron con la colaboración de sus pares del destacamento de Tunuyán. El hecho que se le imputa a Ojeda ocurrió el 19 de enero pasado, en una vivienda de la localidad de Monte Grande, al sur del conurbano bonaerense, donde vivía con su padre, de 79 años y hemipléjico, su esposa y sus dos hijos de 5 y 10 años.


        Según los investigadores, el crimen se produjo durante la cena porque el anciano se negaba a comer. En ese momento, Ojeda le reprochó a su padre que “desperdiciaba la comida”, por lo que le sacó su bastón y comenzó a pegarle en la cabeza, hasta que le provocó serias heridas que derivaron en su muerte. Los pesquisas determinaron que Ojeda lavó el cuerpo de su padre, lo vistió con un traje azul oscuro, camisa blanca y corbata, lo recostó sobre una mesa donde habían cenado y organizó un velatorio delante de su esposa e hijos.


          Los investigadores dijeron que el velatorio consistió en poner música de tango a un volumen alto, mientras le entonaba cantos del rito umbanda. Luego amenazó a su esposa con un cuchillo y la obligó a que lo ayudara a enterrarlo. El hombre cargó a su padre en un Ford Ka de su propiedad y se trasladó, junto a su esposa, hasta la ciudad bonaerense de Lobos, donde cavó un pozo profundo y lo enterró. El cadáver fue hallado por un linyera días más tarde, ya que le llamó la atención la cantidad de tierra removida. Después de realizar varios estudios, los investigadores pudieron determinar que el cuerpo pertenecía a un hombre de edad avanzada y que había sido asesinado a golpes en el rostro.


        Para lograr la aprehensión, expertos de la Policía Bonaerense utilizaron el sistema VAIC II Telemétrico, que permitió el entrecruzamiento de las llamadas que realizó con sus familiares. Así, los investigadores determinaron que Ojeda se había trasladado a Mendoza, donde había comenzado a trabajar como vigilador privado. Los efectivos de la bonaerense pidieron colaboración a la policía mendocina, con quienes realizaron un trabajo que finalizó con la detención del hombre en San Martín y Sarmiento, del departamento tunuyanino.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.