access_time 19:35
|
11 de agosto de 2006
|
JURY DE ENJUICIAMIENTO

Destituyeron al fiscal que quiso allanar la Legislatura

Con el voto de 12 legisladores y un ministro de la Suprema Corte, se acabó la carrera de Alberto Raúl Camargo en el Poder Judicial.

    A pesar de que el fiscal Alberto Raúl Camargo se defendió por más de una semana con uñas y dientes, el Jury de Enjuiciamiento decidió ayer destituirlo por mal desempeño de sus funciones. Sentado junto a su abogado en el banquillo de los acusados, el polémico magistrado escuchó casi resignado el resultado la votación, que finalmente terminó 13 a 7 por la expulsión de la Cuarta Fiscalía de Instrucción.

    Luego de que los 20 integrantes del Jury pasaran casi cuatro horas deliberando, cerca de las 16.30, el veredicto final de siete diputados, cinco senadores y un ministro de la Suprema Corte, reveló que lo mejor sería apartarlo del Poder Judicial. A pesar de la supremacía, cinco ministros de la Corte, entre ellos, su presidente y un subrogante, más dos senadores votaron por la negativa; es decir, para que Camargo siguiera ejerciendo como fiscal (ver aparte). Lo cierto es que es que el Jury necesitaba la mitad más uno –11 votos– para relevarlo del cargo.

   En agosto del año pasado, tras la denuncia de un abogado, Camargo, junto a la jueza de Garantías Iris Guarna, fueron protagonistas cuando intentaron allanar la Casa de las Leyes en busca de pruebas que certificaran irregularidades en el quórum de la sesión que aprobó la enmienda del artículo 151 de la Constitución provincial, que negó la posibilidad a los jueces de indexarse sus sueldos al ritmo de la inflación.

    Esta acción fue la principal causa por la cual se lo sometiera a juicio político. En medio de la polémica por la indexación, esta medida fue tomada como una declaración de guerra de la Justicia al poder político. Cuando la situación se agravó, cinco legisladores denunciaron al fiscal y a la jueza ante el Jury. La querella contra Camargo prosperó, mientras que la magistrada zafó, por 16 votos a 4, en una etapa previa del proceso.

COMPROMETIDO. Por la mañana, los alegatos de las partes parecían entorpecer el camino de Camargo en los Tribunales, a pesar de que el procurador Rodolfo González solicitó al tribunal que no destituyera al magistrado. “El fiscal no es de los mejores, pero esto no es motivo suficiente para destituirlo. En todo caso, los dos magistrados tendrían que haber sido sometidos al juicio político”, expresó el jefe de los fiscales. Y agregó: “Su conducta no es de extrema gravedad, porque no ha afectado el interés público”.

    A pesar de esta explícita defensa, González fue muy duro con Camargo diciendo que él no estaba de turno al momento de la denuncia, que no era su jurisdicción y que tendría que haber enviado una compulsa a una Fiscalía de Instrucción de Capital para que investigue la denuncia. Días previos, Camargo se había defendido diciendo que había actuado para no perder las pruebas y que el ministerio público era sólo uno. Luego le tocó el turno al querellante Aldo Mantineo, quien pidió la destitución y dijo que la medida de allanamiento fue “arbitraria e irracional”, y le recordó que no era competente para investigar el caso. Finalmente, el defensor Juan Carlos Ruiz arremetió también contra la jueza Guarna, aunque de nada sirvió, y el fiscal se marchó resignado del lugar

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.