Alerta de Defensa Civil por tormentas y granizo
access_time 10:07
|
18 de noviembre de 2009
|
|
OPINIÓN

Desilusión juvenil con Obama por Twitter (por Andreas Landwehr, de DPA)

Los estadounidenses se habían imaginado algo completamente diferente: Barack Obama debía mostrar a toda China lo que es la práctica democrática en un encuentro con estudiantes en Shanghai

Los estadounidenses se habían imaginado algo completamente diferente: Barack Obama debía mostrar a toda China lo que es la práctica democrática en un encuentro con estudiantes en Shanghai; iba a tratar sin tapujos los problemas de China con los derechos civiles y humanos y hacer gestos a favor de los derechos humanos universales y la conciencia estadounidense.

Todo ello, al mismo tiempo que abogaba por una mayor cooperación y aún más comercio con la pujante potencia mundial.

Pero el presidente estadounidense apenas lo logró. Obama se fue de boca en un tema que le sigue deparando dolores de cabeza dentro de su país. “Todavía no he ‘twitteado’, mis dedos son demasiado torpes”, reconoció, aludiendo al hecho de tipear desde el teléfono móvil los mensajes de hasta 140 caracteres que pueden enviarse por Twitter.

Obama pasó por alto que millones de jóvenes estadounidenses creyeron, sobre todo durante la campaña electoral, haber recibido cientos de “tweets” personales de Obama. Y ahora quedó claro, sin embargo, que su aplicado equipo de comunicación fue quien se ocupó de ello.

Al menos, para la gran comparecencia, el maestro siguió mostrándose competente: en Shanghai logró la puesta en escena de un gran comunicador, que, al tiempo que presenta una visión propia, matiza de inmediato, con humildad y autocrítica, que desea aprender de otros.

Con halagos saludó a los estudiantes en el auditorio del Museo de la Ciencia y Técnica en el dialecto local de Shanghai, con un “Nong hao” (algo así como Qué tal), que, quizá por su pronunciación, desató sonrisas para adentro y aplausos amistosos.

Sin embargo, la Casa Blanca está realmente decepcionada porque había esperado que la televisión estatal china emitiera en vivo el debate con Obama en todo el país. En lugar de eso, sólo pudo verse en la televisión por cable regional de Shanghai y únicamente el comienzo del debate.

Obama aludió sin tapujos a los derechos humanos, condenó cualquier tipo de censura y abogó por los “derechos universales” y la libertad de opinión y religión.

Pero las expectativas de los estadounidenses de que, al menos, uno de los cientos de estudiantes escogidos cautelosamente por las autoridades chinas aludiera al tema se vieron defraudadas. Sólo la pregunta enviada por internet por la embajada estadounidense se refirió a la libertad en internet, que nadie censura tanto como China.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.