access_time 16:09
|
19 de mayo de 2017
|
Religión

"Desbautizarse" un trámite posible que no muchos están dispuestos a realizar

<p>Los cuestionamientos a la Iglesia resurgieron con el caso Pr&oacute;volo. Las apostas&iacute;as crecieron y se mantuvieron&nbsp;los bautismos.&nbsp;</p>

Lo ocurrido en el Próvolo sacudió a la Iglesia mendocina a punto tal que desde el Arzobispado expresaron que muchos fieles se alejaron del culto. Los cuestionamientos a la institución se hicieron llegar desde varios organismos, algunos de los cuales iniciaron una campaña invitando a los inconformes a renunciar formalmente a la religión. La apostasía fue una tendencia en una época pero con la asunción del primer papa argentino la fe cobró nuevas fuerzas. "Desbautizarse" es un trámite posible que no muchos están dispuestos a realizar.

La apostasía es la negación o la renuncia de una religión. Se puede hacer de hecho o formalmente a través de un trámite cuya finalidad es el borrado de los datos de todos los registros de la Iglesia para no ser considerado como miembro de esta.  Se aplica en particular en los registros de bautismos, debido a que es el sacramento que sella la adhesión de las personas al catolicismo.

En lo que va del año, el Arzobispado de Mendoza ha hecho efectivas 12 apostasías; la misma cantidad que las certificadas en el transcurso del 2016. La cifra que por su nimiedad no formaría parte de ninguna estadísticas se evalúa como símbolo del malestar de la sociedad ante las denuncias de abusos por parte de sacerdotes a niños sordos e hipoacústicos.

"Me llamaron para preguntar cómo era el proceso para apostatar. Creo que es llamativo, cerramos el 2016  con 12 y en  estos meses llevamos 12. Sí nos ha afectado porque han llamado, han preguntado y han venido", reflexionó el padre Mario Panetta, canciller del Arzobispado local, quien explicó que "el trámite es personal.

En este sentido, el padre Marcelo de Benedictis, vocero de la entidad  señaló:  "Que el caso Próvolo ha tocado la fe de los mendocinos es seguro porque es una cosa muy fuerte y dura" y destacó que las "crisis de fe es importante superarla y madurarla".

Comunicado oficial del trámite de apostasía.


Cuando surge el tema de la apostasía muchos de los que católicos no practicantes o ateos aseguran que es un mero trámite. Sin embargo, quienes tienen una posición crítica sienten que es su obligación darse de baja para mantener una coherencia.

Entre los fundamentos los apóstatas manifiestan: "La Iglesia Católica para ser escuchada argumenta que casi el 90% del país es católico (boletín AICA Nº 2500) e indirectamente apoya sus doctrinas. Es decir, se erigen en la voz del pueblo, y vos, que fuiste bautizado, sos contado como parte de ese 90%. La realidad es que el 90% del país fue bautizado, y que ni siquiera la totalidad del pequeño porcentaje de practicantes está de acuerdo con sus doctrinas".

"Para la Iglesia es un acto de deslealtad, traición, o falsedad ideológico pero no hay un acto más honesto para una persona de decir que quiere dejar de pertenecer a ese club. No pertenecer más a una religión es un derecho humano y es  contemplado en tratados internacionales", indicó Carlos Lombardi, abogado partícipe de Apostasía Colectiva de Mendoza y asesor de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico. 

El profesional enfatizó que el trámite en cuestión, en un momento fue muy sencillo pero, en la actualidad el Arzobispado "pone muchas trabas, antes podías presentar una carta donde argumentabas tu decisión y, ahora te hacen firmar un escrito redactado por la Iglesia. Presenta muchas dudas".

En contraposición a esto, De Benedictis expresó: "La fe es un hecho de libertad, no puede ser algo impuesto, ni de miedo, eso no es fe. Hasta el último instante antes de bautizar a un niño se le pregunta a los padres y padrinos: quieren que este niño sea bautizado en la fe católica que juntos hemos profesados. Sólo cuando aceptan, es bautizado el niño. La iglesia quieren que sus hijos sean fieles convencidos y por eso, tomamos con mucho respeto la decisión".

La Iglesia y su tradición

Muchos fieles y quienes no son practicantes bautizan a sus hijos, lo hacen por fe pero también por tradición. El bautismo es una de las ceremonias más deseadas por los papás y el momento en que se eligen los padrinos del bebé. 

Según el último relevamiento de la diócesis mendocina, en el 2015 se registraron un total de 20.690 bautismos. Ese año hubo 32.770 nacimientos en la provincia y de estos bebés, 10.313 recibieron el sacramento. El resto de la cifra de bautizados se conforma con 8.796 pequeños de hasta 7 años y 1.581 mayores.

"Lo importante de destacar son las personas que recibieron el sacramento de la Confirmación, fueron 5.877 en ese año", dio cuenta el padre Panetta.  Con este sacramento las personas bautizadas se integran de forma plena como miembros de la comunidad cuando ya son adolescentes.

Yo apóstata

A pesar de provenir de una familia italiana y católica muy tradicional, Mariano Aldao se desvinculó de la Iglesia en el 2011. Lo hizo porque desde muy chico fue "muy cuestionador y  no aceptaba nada que no tuviera una explicación más o menos lógica". Ya de grande, su visión se volvió más crítica y con su acción quiere manifestarse a favor de un Estado laico.

"Mi familia vino en el barco con los curas. Era habitual que algún sacerdote los visitara en su casa, para un almuerzo, o que pasara a tomar un café. Tuve que convivir con eso desde siempre, incluso, bauticé a mi hija, aunque no era practicante y ya me consideraba ateo. Luego, y con los años, entendí la importancia de desafiliarme. Es que la Iglesia, como cualquier institución de ese tipo, recibe beneficios de acuerdo a la cantidad de seguidores que tiene. No queremos que se los llamen para mediar en conflictos que no tienen que ver con ellos y tampoco que dinero del Estado vaya a parar a sus arcas", dijo

Marcelo Puertas es el presidente de la Inspección General de Seguridad, es uno de los pocos funcionarios con una postura firme y manifiesta en contra la Iglesia y quizás el único "apóstata".

En el 2006 realizó el trámite junto a otros 50 mendocinos. "Fue por una cuestión de coherencia ideológica. Me hacen pasar como miembro de un club al cual no pertenezco", comentó.

El funcionario señaló que no comparte los lineamientos de la Iglesia y algunas de sus posturas como estar en contra de los derechos sexuales y reproductivos, del matrimonio igualitario, entre otros. "Estoy en contra de cualquier institución o sujeto que se considere que tiene la verdad absoluta, me parece opresivo o intolerante", agregó Puertas, quien expresó que su decisión no le ha puesto obstáculos a su trabajo.

 


El trámite

El recurso en sí, es un hábeas data, una acción jurisdiccional que puede ejercer cualquier persona física o jurídica, que estuviera incluida en un registro o banco de datos de todo tipo, ya sea en instituciones públicas o privadas, en registros informáticos o no, a fin de que le sea suministrada la información existente sobre su persona, y de solicitar la eliminación o corrección si fuera falsa o estuviera desactualizada.

Es necesario que la persona que solicita la Apostasía lleve su DNI para acreditar su identidad y también el Certificado de Bautismo (o a los efectos la Libreta de Familia Cristiana de sus padres, que si lo hicieron inscribir, allí también figura la información), para corroborar que la persona pertenece a la Iglesia Católica, de la cual desea desvincularse. Además, es en el Libro y Folio que figura en el Certificado de Bautismo, donde se inscribe la decisión de Apostasía del solicitante.

Según el Arzobispado, si la persona no sabe si fue bautizada, o dónde fue bautizada, y/o no tiene la información fehaciente que así sea, no es necesario realizar ningún trámite en la Iglesia Católica. Además, si la persona ha sido bautizada en otra diócesis (fuera de Mendoza, incluso fuera del país), debe solicitar el Certificado de Bautismo para poder hacer el trámite.

Si algún bautizado en la Diócesis de Mendoza, que vive fuera de la Provincia, deseara realizar la Apostasía, debe proceder igual (llevando DNI/Pasaporte y Certificado de Bautismo) y presentarse al Obispado donde reside para que realicen el trámite. En ese caso nos avisarían a nuestra Diócesis para que según los datos, se inscriba en el Libro y Folio, de la Parroquia en que fuera bautizado.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.