access_time 20:22
|
4 de julio de 2022
|
|
Deporte y publicidad

Mendoza versus San Juan en La Bombonera

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/165697546021313-3-83%20Boca-Gye.jpg
Boca contra Gimnasia de Mendoza en un partido jugado en 1983.

Boca Juniors fue el primer equipo profesional en utilizar publicidad en su camiseta. El día que enfrentó al Lobo mendocino, que también tenía su propia estampa.

El 26 de febrero de 1983, Boca Juniors salió a jugar con la publicidad de Vinos Maravilla en su camiseta, iniciando lo que actualmente es habitual. Fue en el Torneo de Verano de Mar del Plata, ante River Plate, en donde jugó el mendocino Sergio Scivoletto.

Apareció Boca Juniors en la cancha y sorprendió a la multitud en Mar del Plata. Porque en la franja amarilla había una inscripción en letras azules que decía: Vinos Maravilla.

Así se iniciaba, en un club grande del fútbol de primera división de Argentina, la publicidad estampada en las camisetas, algo que por estos días es tan común y llama la atención cuando algún club no la tiene, no sólo en el frente. Se multiplican por los costados, atrás, en las mangas en los pantalones. La publicidad invadió la indumentaria y hasta se perdió la esencia de muchas camisetas tradicionales, con los colores de su fundación "ensuciada" por otros tonos lejanos a los del club.

Esa noche el vino común de una bodega sanjuanina quedó marcado a fuego en la camiseta de Boca. Sus ventas crecieron y a partir de allí otras empresas hicieron las ofertas para ser la cara de las camisetas de otros clubes.

Muchos dijeron que fue una innovación para un club de primera de nuestro país, pero dos años antes, en el Nacional 1981 ya se vieron estampas publicitarias en Loma Negra, Racing de Córdoba, San Lorenzo de Mar del Plata. Y en Mendoza los equipos de San Rafael fueron innovadores con publicidades en torneos locales y en regionales como el Huracán sanrafaelino. Además, en la Primera B Metropolitana hubo varios antecesores que marcaron el camino.

La dirigencia de Boca comunicó que el contrato con la bodega sanjuanina sirvió para cancelar el 90% de los sueldos del plantel hasta fin de año. Había superado la cifra ofrecida por la multinacional Hitachi.

En la noche marplatense de febrero estuvo Sergio Scivoletto como testigo directo porque debutaba como marcador central en River Plate, que lo había adquirido a préstamo al Deportivo Maipú.

Scivoletto, de 20 años, decía en El Gráfico en ese momento: "Es como sacarse la lotería". Esa noche de Mar del Plata también debutó, pero en Boca Juniors, un ícono de la historia de River Plate como Juan José López (38 partidos y 6 goles ese año con los Xeneizes).

El mendocino iría al banco en los dos primeros partidos del torneo Nacional y después se lesionaría gravemente en un amistoso en Montevideo, ante Nacional, el 23 de marzo. Se cortó los ligamentos cruzados y debió ser operado. Esa misma noche quedaba acordado el pase de Enzo Francéscoli, de Wanderers a River.

Esa lesión lo mantuvo al margen y recién pudo jugar su único partido oficial ante Temperley, el 18 de diciembre por la penúltima fecha del Metropolitano. River no hizo uso de la opción.

San Juan frente a Mendoza 

El 13 de marzo del '83 se inició el torneo Nacional con la participación de los equipos del Interior del país. Boca en La Bombonera recibía a Gimnasia y Esgrima. Para los Xeneizes el DT Carmelo Faraone puso a: Gatti; Passucci, Mouzo, Hugo Alves, Córdoba; Krasouski, Berta, Juan José López; Jorge Domínguez, Gareca y Sotelo. Cambios: ST  15' Jorge Vázquez por Sotelo y 26' Jorge Benítez por Krasouski.

El Lobo mendocino era dirigido por Enrique Fernández que puso de titulares a: Reggi; Montivero, Badía, Osvaldo Daniel Sosa y Víctor Atalivar Villegas; Amilcar Velázquez, Zolorza, Carlos Quiroga; Fornari, Juan Gilberto Funes y Hugo Olmos. En el ST a los 32' ingresó Oscar Muñoz por Funes.

A los '30 (ST) el Potro Domínguez anotó el primer de Boca, aumentó Gareca a los 34' y el descuento de Fornari para el Lobo, llegó a los '44. Ganó Boca 2 a 1 por la zona E que también componían Instituto (Cba) y Platense. Los 32 equipos habían sido divididos en 8 zonas de 4. 

Debutaba el potente delantero puntano Funes que luego marcaría, con su juego talentoso y goles, una etapa de un año y medio en el Lobo.

Gimnasia adaptó desde ese día la modalidad de su rival al incorporar la publicidad de Vino Toro, el emblemático producto de la bodega Giol, en el frente de su camiseta blanquinegra. Mientras Boca Juniors jugó con Vinos Maravilla estampando la azul y oro.

Se produjo la rareza de que un vino sanjuanino contra un vino mendocino en un partido de Primera división de la AFA. Y ocurrió en La Bombonera por primera vez.

Vinos Maravilla 

Viviana Pastor escribía en 2016, en el Diario Tiempo de San Juan: "Su historia nos remonta 81 años atrás, cuando en 1935 los empresarios Carlos Gualino y Mauricio Escolar levantaron una bodega que estaba destinada a ser histórica para la provincia, en plena capital. Veinte años después de su creación, la bodega ya era una de las más importantes de San Juan.

Cuando en 1971 murió Carlos Gualino, su hijo siguió al frente de la bodega junto a sus hermanas Ana Gualino, esposa de otro gran empresario vitivinícola, Jorge Estornell, y Lidia de Castro. Pero dos años después decidieron vender su parte de la empresa a la familia Escolar.

Controlada completamente por los Escolar, la bodega siguió creciendo y en 1983 dio un salto histórico: el 26 de febrero Boca Juniors salió a jugar con la publicidad de Maravilla en su camiseta frente a River Plate en un torneo de verano en Mar del Plata. Fue una estrategia publicitaria monumental, la marca quedó para siempre en la cabeza de los argentinos. Dicen que atrás de esa idea que después copiaron todas las grandes marcas fue de Mario Torraga, un publicista que había llegado a San Juan para promocionar los vinos.

En los '90, la familia Escolar le vendió el establecimiento a la firma Plaza Vieja, pero la bodega venía en decadencia y no lograron levantarla, según registros de la época. Una firma, que casualmente se llamaba Maravilla, de capitales cordobeses y sanjuaninos, compró la quiebra de Plaza Vieja, pero tampoco pudieron resucitar la bodega, que fue a la quiebra en el 2000. 

Luego la bodega Arenas adquirió la marca. "Siempre bueno, siempre parejo", era la frase histórica de Maravilla, los gerentes señalaron que la marca volverá a apoyar el deporte y otras iniciativas sociales. La bodega también reflotó uno de los slogans de antaño con el que actualmente lo promocionan: "Qué Maravilla de vino". 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.