access_time 16:18
|
15 de junio de 2021
|
|
La historia

Inaudito: un hincha impidió el gol de San Martín

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1623784478750Turco%20Espip.jpg

Se jugaba el primer Campeonato Nacional en1967, y el San Martín mendocino fue protagonista de un hecho absurdo e imprevisto. Se metió un hincha de Rosario Central e impidió un gol.

Era el primer torneo Nacional en 1967, en donde la AFA les permitió a los equipos del Interior jugar el torneo Regional para que cuatro llegaran a clasificarse. La iniciativa fue del presidente de la AFA Valentín Suárez. En ese campeonato iba a ocurrir un hecho sin precedentes hasta el momento, en la historia del fútbol mundial. 

En el Nacional participaron 16 equipos en donde 12 eran los mejores del torneo Metropolitano de fútbol profesional y los otros cuatro eran los conjuntos surgidos del Regional: San Martín de Mendoza, Chaco For Ever, Central Córdoba de Santiago del Estero y San Lorenzo de Mar del Plata. Fue la primera experiencia y de ahí en más se incorporaron, de distinta forma, los conjuntos del interior del país a la programación permanente de la AFA.  

El Nacional se jugó a una rueda todos contra todos y los Albirrojos fueron dirigidos por Raimundo Mumo Orsi (campeón del mundo con Italia en 1934 y medalla de plata olímpica en Amsterdam 1928 con Argentina), que estaba radicado en Mendoza desde 1952. 

En la 1ª fecha el 10/09/1967 en Andes Talleres cayó contra el poderoso Independiente de Avellaneda 3 a 2. (Rubén Altolaguirre y Roberto A. Molina para SM y Raúl Savoy 2 y Omar J. Diéguez, para los Rojos). Después en la 2ª perdió de visitante ante Vélez Sarsfield 1-0 (Willington). De local (3°) cayó ante Estudiantes de La Plata 2-1 (Carlos Bilardo y Juan Echecopar para el Pincha y Juan Carlos Forti para SM).  

La peor goleada la sufrió en el Monumental, por la 4ª fecha, frente a River Plate por 8-0 el 1 de octubre (Daniel Onega 2, Ermindo Onega, Roberto Matosas 3 (2p), Jorge Solari y Ricardo Montivero).  

La sorpresa se dio el 8 de octubre cuando por la 5ª fecha venció en la cancha de Godoy Cruz con goles de Forti y Benito Valencia por 2- 1 a San Lorenzo (Rodolfo Fischer). Fue la primera victoria de un equipo del interior sobre uno de AFA por un torneo oficial.  

El hecho insólito

Llegaría el miércoles 18 de octubre de 1967 y el Chacarero visitaba a Rosario Central por la 6ª ronda. El equipo local estaba invicto con 5 triunfos y como cábala siempre entraban en segundo término a la cancha. Ese día fue San Martín, que era visitante, quien entró en segundo lugar y cada jugador llevaba una caja, con 2 botellas de vino, para obsequiarlas a los colegas rivales.  

Pero los jugadores rosarinos se negaron a recibir el obsequio (por no entrar segundos a la cancha) y las cajas volvieron al vestuario que ocupaba San Martín.  

Miguel Ignomiriello era el DT de Rosario Central y mandó a la cancha a: Eduardo Andrada; Jorge González, Aurelio Pascuttini, Norberto Bautista y Jorge Mesiano; Ricardo Palma, Carlos Timoteo Griguol, Adolfo Bielli; Enzo Gennoni, Aldo Pedro Poy y Luis Giribet. 

En el equipo de San Martín, el DT Raimundo Orsi decidió que jugaran: Enrique Reggi; Roberto Troyano, Osvaldo Sosa, Pedro Tau y Eduardo Maryllack; Mario Carmelo Herrera, Miguel Angel Guzmán, Luis Márquez; Juan Carlos Forti; Benito Valencia y Roberto Molina.  

Benito Valencia convirtió a los 26 del primer tiempo. Igualó Gennoni a los 3' del segundo y otra vez Valencia a los 22' convirtió el 2 a 1 para los visitantes en un estadio repleto. Central se jugaba con todo el equipo a la ofensiva para buscar el empate quedando expuesto a los contragolpes. Hasta el Gato Andrada se adelantaba saliendo del área para apurar el juego. Detrás de ese arco estaba el hincha Orlando el Turco Espip (20 años), que forzó el candado de una puerta con otros hinchas y esperó para hacer algo inaudito. 

Pasados los 40’, luego de una jugada en el área de San Martín, un defensor hizo un pase largo en donde estaba Valencia, para encarar el contragolpe. El jugador mendocino (surgido en Guaymallén y pertenecía a Atlético Argentino), pasó en soledad la mitad de cancha, miró a Andrada, que estaba adelantado afuera del área, y sacó el remate que iba picando para meterse en el arco libre. Se metieron dos hinchas, uno dejó pasar el balón, pero el Turco impidió que ingresara la pelota al arco, la trasladó unos metros, para después insultar al árbitro y huir hacia la tribuna, mientras los policías salían a buscarlo. En las tribunas otros hinchas comenzaron a protestar y agredir a los policías. Luego de unos minutos llegó la calma y el partido continuó.  

El árbitro Aurelio Bossolino hizo un pique de balón, en el lugar en donde el extraño interrumpió el juego.  

Recuperó la pelota el equipo local y luego Poy se perdió una ocasión para la igualdad. "Si lo hacía, medio empate era mío", dijo tiempo después el Turco. El partido lo ganó San Martín 2 a 1 y se llevó los dos puntos.  

El Turco Espip  se hizo famoso entre los simpatizantes de Rosario Central y continuó asistiendo a la cancha hasta su muerte en mayo de 2015. Su travesura juvenil no fue tan grave porque el equipo mendocino se impuso 2-1. Pero la anécdota quedó para siempre y se transformó en uno de los hechos más llamativos ocurridos en una cancha durante un partido de fútbol profesional.  

La historia

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.