Cuando este año asumió como técnico de Estudiantes de La Plata, le tocó vivir un momento difícil con la eliminación en cuartos de final de la Copa Libertadores de América. Pero, fiel al estilo luchador y guerrero que demostró durante tanto tiempo en muchos clubes y en la selección argentina, Diego Pablo Simeone no se dio por vencido y continuó trabajando para revertir la situación e intentar dejar su sello en este equipo. Y los resultados no tardaron en sonreírle al Cholo, teniendo su culminación con el estupendo e histórico título obtenido ayer.

         “La verdad es que me siento raro. En este momento se me presentan muchas imágenes: este estadio, que me vio nacer como jugador de fútbol y hoy (por ayer) ganar mi primer campeonato como técnico, los jugadores, el cuerpo técnico y toda la gente que siempre creyó en nosotros. Pero, sobre todo quiero decirle a la gente que en la vida siempre hay que creer, nunca hay que dejar de hacerlo”, fueron las primeras palabras del técnico, una vez finalizado el partido. “Esto es impagable. Tengo una gran felicidad.

          Los jugadores entendieron el mensaje desde siempre. Va a ser un poco complicado poder dormir. Tendremos preparada una gran fiesta, después de tantos años. Los colores rojo y blanco me vinieron bien. Me da una gran alegría por esta gente. Confiaron en mí cuando recién empezaba. Después de perder con San Pablo por la Libertadores, hablé con los jugadores y les dije que íbamos a salir campeones. Siento una gran alegría por ellos”, concluyó El Cholo, uno de los más ovacionados de la tarde.