El dúo argentino firmó una tarjeta de 64 golpes (7 bajo el par), al igual que los sudafricanos Rory Sabbatini y Richard Sterne y los suecos Henrik Stenson y Carl Petterson. Luego de dos buenos drives en el hoyo 1, tanto Romero como Cabrera hicieron su único bogey de la jornada. Pero luego se recuperaron, ya que el cordobés hizo birdie en el 2 y Romero ejecutó lo mismo en el 3, después de un gran drive a 60 yardas del green, para situarse bajo par. Los argentinos continuaron ejecutando buenos golpes, pero lo mejor llegó sobre el final, con cinco birdies consecutivos, desde el hoyo 12 al 16.

         “En los primeros nueve hoyos no pegué bien y en un momento me sentí mal porque lo estaba dejando al Pigu solo; por suerte, él jugó bien esos hoyos”, comentó Cabrera. Por su parte, el tucumano dijo:“Me tranquilizó el birdie del hoyo 3, en el hoyo 1 pegué un mal tiro después de un buen drive e hice tres putts. Por suerte, (Ángel) Cabrera bajó el 2 y ahí empecé a jugar más suelto”. Hoy, Cabrera y Romero jugarán desde las 12.50 de Buenos Aires. La Copa del Mundo tiene una bolsa de cuatro millones de dólares, de los cuales 700.000 se llevará cada integrante del equipo ganador.