access_time 19:16
|
31 de agosto de 2006
|
|

CONFUSO HECHO

Denuncias cruzadas por agresión en una disco

Cuatro hermanos, entre ellos dos mujeres, presentaron una demanda por una golpiza que, dicen, recibieron de unos policías, quienes a su vez denunciaron a los jóvenes por agresión.

   Un extraño caso sucedido en el interior de un boliche céntrico, que involucra a un grupo de hermanos quienes denunciaron haber sido golpeados por policías, y la respuesta vía judicial por parte de los efectivos, quienes aseguran que los agredidos fueron ellos, ya se encuentra en manos de la Justicia, que está investigando el hecho en profundidad.

DENUNCIA RECÍPROCA. La madre de los jóvenes, Liliana Rodríguez, comenzó una cruzada vía correo electrónico para que el caso tome estado público. Según ella, sus hijos Vanesa (23), Daniel Alberto (22), Sebastián Ariel (18) y una menor de 17 años, todos de apellido Herrera, junto a otro joven de 22 años, Ángel Aguilar, habían ido a bailar a la disco Treinta y Pico, ubicada en la calle Rioja, entre Catamarca y Lavalle, de Ciudad, en la madrugada del viernes 4 de agosto.

    La mujer aduce en su carta que habían salido todos juntos para festejar la llegada de Daniel a Mendoza, ya que se encontraba viviendo en la provincia de Buenos Aires. En la denuncia hecha por los hermanos Herrera, explican que dos policías que “hacían de patovicas del boliche, porque no había otro tipo de seguridad”, comenzaron a golpear a Sebastián porque, supuestamente, se estaba peleando con otro muchacho, cosa que ellos niegan.

    Las dos hermanas intentaron defenderlo y les explicaron a los uniformados que Sebastián no había hecho nada, por lo que los efectivos, aparentemente, las habrían agredido con golpes de puño y patadas. Siempre siguiendo el relato de la denuncia, el chico de 18 años fue sacado de la disco por esta pareja de policías, y en la puerta, tres agentes se sumaron a la golpiza. Daniel, otro de los hermanos, también intentó defenderlo del ataque, pero fue golpeado por el grupo de policías.

    Poco más tarde, los cuatro fueron trasladados hasta la Comisaría Tercera, que está a una cuadra de la discoteca, y allí permanecieron detenidos hasta las 17 horas del viernes, menos la menor, que, tras reiterados pedidos de sus familiares de que la liberasen, por tratarse de una menor de edad, fue puesta en libertad a las 11 de la mañana de ese día. La presentación judicial, realizada por la familia Herrera el 9 de agosto en la Cuarta Fiscalía Correccional, a cargo de la Dra. Rosa Liliana Giner, está acompañada de fotografías que muestran claramente los golpes recibidos por los jóvenes, pero esto debe ser sometido a pericias por médicos del Cuerpo Médico Forense, porque sólo constaban de certificados de profesionales privados.

    De la misma forma, en la misma sede judicial, pero cinco días antes, es decir el mismo viernes de los hechos, el grupo de policías afectados también presentó una denuncia en la que especifican que fueron agredidos por los hermanos Herrera. La causa está caratulada como averiguación de delito en este caso lesiones por parte de los jóvenes, y lesiones y resistencia a la autoridad por parte de los uniformados

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.