access_time 10:58
|
1 de noviembre de 2006
|
|
JORNADAS EN LA UNCUYO

Debate entre defensores y opositores del aborto

El caso de Claudia, la joven de 25 años discapacitada a quien se le practicó un aborto en agosto, dejó mucho para debatir

    El caso de Claudia, la joven de 25 años discapacitada a quien se le practicó un aborto en agosto, dejó mucho para debatir. Es que si bien el tema ha sido eje de numerosas discusiones, ayer tuvo lugar una bastante particular. En el marco de la II Jornada de Ética y Aborto, organizada por el Instituto de Ética y Derecho de Mendoza, los abogados que acompañaron a la joven y a su madre en el pedido de aborto se cruzaron ayer con integrantes del equipo que acompañó a la organización ultra católica Vitam, quienes se opusieron hasta último momento a la interrupción del embarazo.

    Pablo Barreda y Lucas Lecour –acompañantes de Claudia y su madre– fueron los encargados de abrir la mesa. Con un discurso crítico y sarcástico, Lecour arremetió contra aquellos que acusaron a él y sus compañeros de abortistas.“Si promover la legalización del aborto para evitar que las mujeres embarazadas continúen sometiéndose a intervenciones clandestinas y se expongan a peligros es ser abortista, entonces lo soy”, explicó el abogado, al tiempo que agregó:“No estoy en contra de la vida ni mi posición es en contra de una religión”.

    Lecour expuso cómo llegó el caso a su estudio y que fue Ana Rosa Gazzoli –la madre de Claudia– quien les manifestó su preocupación y sus intenciones de denunciar la violación de su hija y de que sea sometida a un aborto.“Es un caso que no debería haberse judicializado, ya que era terapéutico y estaba contemplado en el artículo 86 del Código Penal. Incluso, el juez hizo lugar al pedido y allí fue cuando los sucesos tomaron estado público y comenzaron los problemas con las ONG”, explicó el abogado.

    Del mismo modo, Lecour se refirió a las presiones y presentaciones de los grupos anti abortistas que trabaron el aborto, cuando estaba a punto de realizarse en el Hospital Lagomaggiore.“Los médicos nos habían dicho que existían probabilidades de que la vida de Claudia se ponga en riesgo y no lo íbamos a aceptar, aunque fueran mínimas”. explicó Lecour. Por su parte, Barreda sostuvo que el accionar de las ONG impidió que la persona pudiera ejercer el derecho a elegir que le daba el artículo 86.

    En la otra vereda se encontraban Laura Giunta y Carlos De Casas, quienes se detuvieron en la vida del niño por nacer y señalaron que con el fallo de la Justicia se había vulnerado su derecho a vida. Además, sostuvieron que fueron ellos quienes más se preocuparon por la salud de Claudia y del feto.“En nuestro equipo tuvimos la perspectiva que necesitábamos, la de las madres”, sostuvo De Casas, quien acusó a la prensa de ser la responsable de hacerlos quedar como esos abogados a los que no les importaba la vida de Claudia mientras se salve el bebé.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.