El domingo, en los paisajes cordilleranos del Valle de las Águilas, Cacheuta, – kilómetro 1083 del corredor bioceánico– vuelve el campeonato mendocino que organiza Maximino Coco Ruiz. El circuito se caracteriza por amalgamar viejos senderos de animales, tramos de ríos aluvionales y terrenos sueltos, con un descenso por las laderas del cerro El Mariño. Del dibujo, 40% es inédito.

    Longitud de vuelta, 14 kilómetros. La jornada será bisagra para los pilotos que aspiran al título del Clausura o ubicarse entre los tres mejores de los Seniors A y B, Master A y B, Juniors, Novicios y de las Motos hasta el año 1996. Los que lideran el torneo irán para sumar puntos y no perder la posición en la general. Los que aún tienen posibilidades para pelear un puesto de privilegio van con la visión de ganar y si no es posible, ser segundos, para no relegar aspiraciones.

MUY DURA. La última del año será en la primera quincena de diciembre –El Desafío de los Valientes– y promete ser espectacular porque otorga doble puntaje, es exigente, requiere depurada técnica y un excelente estado físico. Es una prueba extenuante.