access_time 19:15
|
13 de septiembre de 2006
|
|

CAUSA POR DEFRAUDACIÓN

De la Rúa defendió el Megacanje

El ex presidente realizó esta declaración frente al juez Jorge Ballesteros. Aseguró que tomó la decisión de autorizar la operación en base a la confianza que tenía en los técnicos de Economía.

    El ex presidente Fernando de la Rúa defendió ayer el Megacanje de la deuda externa realizado durante su gobierno y afirmó que se trató de un “acto político-económico” para evitar el default y no de un “hecho ilícito”. Durante una declaración que se extendió durante cinco horas ante el juez federal Jorge Ballestero, el ex mandatario explicó que firmó el decreto de la operación “en base a la confianza que tenía en los técnicos del Ministerio de Economía” y negó haber cometido una defraudación, el delito que se le imputa.

    Según dijo a Télam el abogado Fernando Díaz Cantón, al terminar la indagatoria, De la Rúa “defendió la operación del Megacanje y explicó que fue un acto político-económico que pudo gustar o no, pero que no puede ser de ninguna manera un hecho ilícito”. El ex jefe de Estado sostuvo que la operación había que efectuarla “para evitar el default” y que “no se diferenció de otros canjes de deuda anteriores que hubo” en otros gobiernos.

A OJOS CERRADOS. En un tramo de la declaración, De la Rúa subrayó que no dominaba “aspectos técnicos” del canje y que firmó el decreto que autorizó la operación “luego de la intervención de los organismos técnicos pertinentes”. Al respecto, recordó que en la causa “hay dos pericias discordantes”: una que avala el Megacanje –realizada por el Cuerpo de Peritos Contables Oficiales– y otra pedida por el fiscal Federico Delgado, realizada por otros técnicos, que señala que no debió hacerse y que la única salida era el default.

    “Si son tan discordantes los técnicos, ¿cómo iba a saber yo si estaba bien?”, le dijo De la Rúa al juez, para defender su decisión. En relación con el supuesto beneficio que la medida generó en los bancos, agregó que “no se trató de un desvío de fondos en favor de nadie, sino que era la única alternativa”.

SIN DECLARACIONES. Vestido con blazer azul, camisa y corbata celeste, y acompañado por efectivos de su custodia, De la Rúa permaneció en el edificio de Comodoro Py 2002 durante cinco horas y sólo hizo una breve interrupción en su declaración para almorzar. Al terminar la audiencia, y al ver la gran cantidad de periodistas que lo aguardaban en la puerta de tribunales, pidió a sus abogados que hablaran con la prensa y se retiró en una camioneta Honda blanca sin formular declaraciones. De la Rúa fue convocado por Ballestero luego de que el 10 de julio el fiscal Delgado reclamó que se lo interrogara y que se procese al ex ministro Domingo Cavallo y a los ex integrantes de su equipo económico Daniel Marx, Julio Dreizzen y Jorge Baldrich.

TEMAS:

el pais

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.