access_time 01:50
|
19 de marzo de 2007
|
|
QUILMES - RIVER PLATE

De la mano del Burrito Ortega

En su vuelta al primer equipo, el jujeño le dio el gol del triunfo a la Banda en tiempo de descuento ante el Cervecero. Ahora, los Millonarios son los únicos escoltas de San Lorenzo

    River Plate le ganó a Quilmes 1 a 0 con un gol del reaparecido Ariel Ortega, ilegítimo por ser convertido con el brazo, resultado que le permite mantenerse como escolta a un punto de San Lorenzo. El partido finalizó con incidentes por las quejas de los jugadores y de la parcialidad local.

    Un fastidio potenciado porque Quilmes estuvo más cerca de la victoria y sorprendió jugando mejor que su rival, al punto que no hubo diferencias entre un equipo condenado al descenso y otro que gastó fortunas en armarse para ganar el campeonato y la Copa Libertadores.

    River, de regreso tras un duro viaje por la altura de Quito, se quedó con los tres puntos por esa aparición de Ortega en tiempo de descuento, pero de ninguna manera mereció ganar. La jugada se originó en un centro desde la derecha, Ortega saltó con el brazo extendido, intentó cabecear, la pelota le pegó en la extremidad y superó a Damián Grosso. Una jugada que, increíblemente, no vio el juez de línea Lobato y que Giménez convalidó, desatando el repudio del local.

    Pero al margen de esta jugada polémica, hubo un partido de fútbol que mostró a Quilmes, que en la temporada ganó sólo tres partidos sobre 24 y marcha último en la tabla de promedios, mejor que un River que gastó 20 millones de dólares en refuerzos. El equipo orientado tácticamente por Alberto Fanesi tuvo el mismo problema que lo acompaña desde mediados del año pasado: no tiene gol y carece de definición en los últimos metros.

    En lo demás, cambió figuritas con un River sin luces que tiene una indiscutible superioridad en lo individual pero que no lo plasmó en el conjunto, quizás influenciado por el agotamiento que implica un partido a mitad de semana en la altura. Así, en un partido de ida y vuelta, con chances para los dos y con pronóstico de 0 a 0, apareció El Burrito Ortega y estableció el 1 a 0 que significó tres puntos.

    Un premio para un hombre que regresaba al fútbol tras la recaída que sufrió durante la pretemporada en su tratamiento por una adicción al alcohol. Un castigo para el entusiasmo de Quilmes, que quiere conservar la categoría con una formación juvenil y hoy mostró que, con ese temple, todavía puede pelear.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.