access_time 12:22
|
22 de agosto de 2006
|
COIMAS EN EL SENADO

Cumple seis años la causa por sobornos

El proceso judicial por el pago de coimas en el Senado estuvo cerca de ser cerrado. Ahora, gracias a nuevos testimonios, la causa se dirige a un juicio oral a todos los ex funcionarios implicados.

    La investigación judicial por el pago de sobornos en el Senado de la Nación cumplirá hoy seis años, lapso en que estuvo a punto de ser cerrada, pese a que ahora va camino a un juicio oral donde, por primera vez, se sentarán al banquillo ex legisladores y funcionarios del gobierno de la Alianza.

GIRO INESPERADO. La causa, a cargo del juez federal Daniel Rafecas, cobró la semana pasada un giro inesperado con la declaración de una ex secretaria del ex senador Remo Costanzo, Sandra Montero, cuyo abogado, Roberto Ribas, se manifestó ayer “esperanzado y hasta con la intuición de que alguien más se va a presentar y va a colaborar en esta investigación”. Por su parte, el ex presidente Fernando de la Rúa reclamó que Rafecas cite a declarar al ex vicepresidente Carlos Chacho Álvarez, quien renunció en octubre del 2000 a raíz del caso y precipitó así la caída de la Alianza.

    De la Rúa se quejó, al hablar ayer por medios periodísticos, de que el juez “en cambio, lo está elogiando y lo pone afuera (del caso a Álvarez)” y sostuvo que “esta es la operación política que discrimina entre sectores”. El abogado de Sandra Montero, Roberto Ribas, anunció que por indicación de su clienta presentó ante el juzgado de Rafecas “agendas ricas en números de teléfonos y cuadernos, y videos”, aunque luego se desdijo de haber entregado las cintas.

   Sobre esa cuestión, indicó en declaraciones que formuló que “yo no me reuní con Rafecas y sólo deje los videos en el lugar, en Secretaría, a un empleado que creo que se llamaba Sebastián”. Pero más adelante en el reportaje, Ribas negó sus propios dichos y sostuvo que “no aporté ningún video, dejé las agendas y los cuadernos, no dejé ningún video, ni siquiera el de Río Negro”, en alusión a la filmación del reportaje que le hizo y publicó un diario de esa provincia, lo cual reabrió la polémica sobre el caso.

    “Sin comentarios, estoy vedado de hacer comentarios sobre ese tema por expresa disposición de mi asistida, no puedo hablar”, se excusó el letrado al ser consultado sobre versiones que señalaban que la ex secretaria habría filmado con una cámara oculta a varios testigos para respaldar su declaración. En tanto, el arrepentido Mario Pontaquarto señaló que “es posible que pueda haber más presentaciones” ante la Justicia, como las que hicieron él y Montero, y consideró “importante” que haya un juicio oral donde se puedan “dirimir las responsabilidades de cada uno de los que hemos participado en esto”.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.