access_time 23:07
|
26 de julio de 2006
|
CRISIS EN MEDIO ORIENTE

Cumbre por la paz, hoy en Roma

El jefe de Gobierno libanés y seis de sus ministros viajaron a Roma para entrevistarse hoy con la ONU, la UE, Rusia y Estados Unidos, entre otros, con la intención de lograr una tregua

         El jefe del Gobierno libanés, Fuad Siniora, viajó ayer a Roma, acompañado por seis de sus ministros, casi al mismo tiempo que cinco proyectiles caían sobre el sur de Beirut. En una ciudad con el aeropuerto inutilizado por los bombardeos israelíes desde hace ya catorce días, Siniora y su delegación tuvieron que viajar en dos helicópteros de la Fuerza Aérea argentina, al servicio de la ONU, que despegaron de una explanada del recinto ferial de Biel y que los llevaron al aeropuerto chipriota de Larnaca, desde donde tomarán un avión a Roma.


         En unas declaraciones previas a su viaje, Siniora dejó claro que su mensaje en Roma será pedir “un alto el fuego, así como una solución global que permita liberar todo el territorio libanés”. Junto a Siniora viajan los ministros de Defensa, Telecomunicaciones, Cultura, Exteriores y Hacienda, además de un ministro de Estado sin cartera, todos de la misma línea pro occidental y anti-siria que Siniora.



        Pero el alto el fuego inmediato no parece estar en los planes de Israel. Este país no sólo bombardeó al menos cinco objetivos en Haret Hreik, en el sur de Beirut, sino también hizo lo propio ayer por la mañana en la ciudad de Nabatieh, además de protagonizar fieros combates en torno a la localidad de Bint Jbeil, uno de los feudos y símbolos del movimiento chií de Hezbolá. El ministro del Interior, Ahmed Faftaf, señaló a Efe que los combates habían continuado durante toda la mañana, pero a última hora de la tarde, según sus informaciones, “Bint Jbeil todavía resiste”.


         Además, señaló que las últimas cifras de víctimas de que dispone su gobierno hablan ya de 392 muertos y 1.383 heridos, todos ellos civiles, es decir, sin contar los combatientes de Hezbolá, de los que dijo no disponer de información.


AYUDA.


       Por otra parte, la ONU anunció que hoy podrá, finalmente, enviar un convoy de ayuda humanitaria a Tiro, la ciudad del sur más castigada por las bombas israelíes. Según una portavoz de la delegación de la ONU en Beirut, este convoy con alimentos y medicamentos, principalmente, “cuenta, al parecer, con el permiso del Gobierno de Israel”, pero no dio más detalles sobre cómo se había comunicado este “permiso”.


        El lunes, el subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, Jan Egeland, había pedido desde Beirut al Gobierno israelí que autorizase la apertura de pasajes seguros –por mar y por tierra– para poder encaminar la ayuda humanitaria, tanto desde el extranjero hacia Líbano como entre las provincias libanesas. Por otra parte, el primer ministro libanés Fuad Siniora aseguró que Arabia Saudí ha prometido a su gobierno mil millones de dólares para el Banco Central libanés, y así poder estabilizar la libra libanesa ante los rumores crecientes de su desplome.



       A este donativo se añade el de 500 millones de dólares destinados a reconstruir Líbano por las dos semanas de ataques. Arabia Saudí junto con Egipto son los dos únicos países invitados a la Conferencia de Roma que se celebrará hoy ,con asistencia de la ONU, la UE, el Banco Mundial, EEUU, Rusia y varios países europeos. Arabia Saudí, Egipto y Jordania son los países árabes que más críticos se han mostrado con la operación de Hezbolá de capturar a los dos soldados israelíes, y que han aprovechado la ocasión para tomar distancias con el movimiento chií y dar a entender que el Gobierno libanés debe, de una vez por todas, meter en cintura a Hezbolá y acabar con su dominio del sur del país.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.