access_time 07:28
|
3 de diciembre de 2019
|
|

Cuidado con acallar el disenso

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1575368879489Fanatismo%20politico.jpg

En campaña resuenan frases trilladas, como respetar la división de poderes, garantizar la institucionalidad y defender los principios republicanos. Sin embargo, no son más que construcciones semánticas vacías de contenido en la práctica. O, al menos, eso es lo que se está viendo en los últimos días, cuando el desprecio al que piensa diferente, a la libertad de expresión y al accionar judicial llega a niveles que poco y nada tienen que ver con la vida democrática.
El mensaje que baja es, prácticamente, de una anarquía; de rechazar el concepto de autoridad en todas sus formas y cuestionar el cumplimiento de la ley. Se promueven prácticas totalitarias que no contemplan lugar para el disenso y, mucho menos, para el cuestionamiento.
El objetivo es acallar las voces opositoras y, de ese modo, ganar inmunidad para garantizar impunidad. Es un sistema que se alimenta de fanáticos que, bajo esa condición, están dispuestos a defender, incluso, todo tipo de barbaridades para que un líder se mantenga inmaculado.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.