access_time 18:13
|
10 de octubre de 2006
|
|

Cuarenta países afrontan emergencia alimentaria

Cuarenta países afrontan en estos momentos una emergencia alimentaria, entre ellos, Sudán, cuya región de Darfur es la situación de mayor gravedad en el continente, de acuerdo con un informe publicado ayer por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

      Esta emergencia puede ser aún más grave si se cumplen los temores de la FAO, que ha rebajado las perspectivas para la cosecha mundial de cereales en 2006. "En Australia, Argentina y Brasil la cosecha de trigo se ha visto afectada por un tiempo excepcionalmente seco y caluroso; igualmente, un clima más seco de lo normal en algunas regiones de Asia meridional ha creado preocupación sobre la segunda cosecha de arroz de este año", señala la organización internacional. El pronóstico de la FAO para la producción mundial de cereales en el 2006 se sitúa ahora en torno a 2.013 millones de toneladas, unos ocho millones de toneladas por debajo de lo indicado en un informe anterior y 1,6 por ciento menor que la producción del 2005.


       "La principal preocupación es el descenso de las reservas y saber si el suministro podrá satisfacer la demanda sin un ulterior aumento de los precios", indica el documento. Según la FAO, el descenso en el suministro obligará a vigilar más de cerca aún la situación alimentaria mundial, donde ahora mismo cuarenta países padecen escasez de alimentos. "A pesar de las buenas cosechas en muchos de los países de bajos ingresos y con déficit alimentario, la caída prevista de las reservas podrá crear una situación difícil en la próxima temporada, si las condiciones climáticas impiden una recuperación de la producción mundial de cereales en el 2007", agrega.


       A esas malas perspectivas, se suman en África oriental las inundaciones en algunas partes, la escasez de lluvias en otras y los desplazamientos de población provocados por conflictos armados. Muchas de las zonas de pastoreo en la región tienen todavía que recuperarse tras varias temporadas sucesivas de lluvias irregulares, que han afectado gravemente al ganado y han resultado con escasez de alimentos y el desplazamiento de miles de personas en busca de agua y comida.


      LOS MÁS AFECTADOS. Junto a Sudán, uno de los países más afectados es Somalia, donde se espera que persista una grave crisis alimentaria durante el resto del 2006, con al menos 1,8 millones de personas afectadas. Otras naciones que se enfrentan a la emergencia alimentaria en África son Burkina Faso, Guinea-Bissau,Malí,Mauritania, Níger, Chad, Costa de Marfil, Liberia y Sierra Leona. En Latinoamérica, la situación afecta al centro de la región.


       "En El Salvador y Guatemala, las familias rurales vulnerables, afectadas por los huracanes en la segunda mitad del 2005, continúan recibiendo ayuda alimentaria", señala la FAO, que agrega que ese tipo de ayuda se sigue distribuyendo a grupos de población sin acceso a alimentos en Haití, Nicaragua y Honduras. En Asia, los países que necesitan más ayuda alimentaria son la República Popular Democrática de Corea y Timor Oriental, pero también están afectados Irak, Afganistán y algunas zonas de China, India y Pakistán. 

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.