access_time 13:59
|
14 de agosto de 2006
|

Cuando el carisma sigue intacto

Miguel Mateos brindó un completo show de casi tres horas en el auditorio Bustelo.

    El público tuvo que esperar casi media hora más de lo previsto, pero valió la pena: cerca de las 22.30, los acordes de Tira para arriba comenzaron a sonar en un Bustelo colmado de gente y, a partir de allí, las casi dos mil almas que en la noche del sábado se arrimaron a ver el show de Miguel Mateos no pararon de sorprenderse. Con un show muy diferente al que hace poco más de un año el músico presentó en el Rex (donde, fundamentalmente, concentró las canciones de Uno, su último disco), Mateos realmente se lució con reversiones de canciones que marcaron su vida y su carrera.

    Desde clásicos de Los Beatles, Bee Gees o Led Zeppelin, hasta memorables canciones de Charly García o Almendra: todo pareció tener espacio en su justa medida dentro del espectáculo. El carisma de Mateos estuvo presente en todo momento, generando climas y un constante feedback con el público, que por momentos permaneció sentado en las butacas y en ocasiones no dudó en aplaudir y cantar de pie.

    A la hora de los clásicos del ex Zas, el músico decidió presentarlos como un mix de varios temas enganchados, y hasta se permitió un espacio acústico en el que el piano, su voz y un puñado de canciones lentas fueron los únicos protagonistas. Las luces se apagaron y el momento de intimidad llegó con Tears for fears (Hagamos el amor), Atado a un sentimiento y Es tan fácil, versiones de Spinetta, The Beatles y Bee Gees, entre otras. Sólo una lámpara iluminaba al músico y su teclado, sobre un escenario en penumbras.

    La selección de canciones fue impecable, en una especie de visita guiada por clásicos desde los 60 a los 80, muy bien balanceados entre movidos (casi de agite para los miles de presentes) y lentos. A esto se sumaron un muy buen sonido, una increíble puesta de luces y una sólida banda que estuvo a la altura de la presentación. Tampoco faltaron algunas de las canciones de Uno, que fueron interpretadas magistralmente por el músico que ya lleva más de 25 años en escena, y que dejó a los mendocinos con ganas de “una noche más”.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.