access_time 07:10
|
1 de diciembre de 2009
|
|
quedó impune el crimen del cabo gustavo ramet

Críticas a la instrucción y al pago de la recompensa tras la absolución a Cedrón

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/032/746/000032746-200911img_2017.jpg

La fiscal de Cámara no pidió pena para el acusado por falta de pruebas. Cuestionaron que no se investigó a quien le hallaron el arma del efectivo.

La sala ya estaba prácticamente vacía después de que el tribunal dictara sentencia por la muerte del cabo Gustavo Ramet. Fabián Cedrón, el imputado por el hecho, estaba estupefacto. Miró hacia abajo, al mismo tiempo que se le llenaban los ojos de lágrimas y luego volteó la mirada hacia sus abogadas defensoras. "Gracias", soltó el acusado y así se retiró del recinto luego de ser absuelto por el crimen del cabo Gustavo Ramet.
De esta forma, el asesinato a sangre fría del uniformado, ocurrido el 20 de octubre del 2008, quedó impune, después de que la Fiscalía de Cámara entendiera que no había pruebas para condenar al único acusado.
Cedrón zafó de la condena por la muerte de Ramet pero continuará detenido en el penal, ya que deberá cumplir prisión perpetua por haber asesinado a otro policía en el 2002, tal como sentenció la Sexta Cámara del Crimen en el juicio de aquel caso, el 1 de abril del 2004.
La sentencia fue decidida por el tribunal de la Séptima Cámara del Crimen, formado por Gabriela Urciuolo, Alejandra Mauricio y Agustín Chacón, y provocó críticas a la instrucción del caso, llevada adelante por el ex fiscal especial -hoy camarista- Luis Correa Llano.
Además, la fiscal de Cámara, Susana García, solicitó dos compulsas: la primera para investigar cómo y a quién se pagó la recompensa y la segunda para determinar por qué había en el sobre de los relatos de testigos protegidos una declaración que no había sido incorporada como testimonial. sin culpables. Una vez concluidas todas las declaraciones -varios de los testigos se ausentaron a pesar de ser buscados por la fuerza pública-, llegó el momento de los alegatos, y la fiscal García fue contundente. Afirmó que, mediante el relato de los testigos, se había podido acreditar cómo sucedió el hecho. Es decir, que al momento de ser atacado, Ramet se encontraba con un joven que le estaba preguntando cómo hacía para entrar a la fuerza.
En ese momento, apareció una moto con dos sujetos a bordo y el que iba de acompañante le efectuó un tiro en la cabeza al efectivo, para luego robarle el arma reglamentaria y algunas pertenencias.
Sin embargo, la magistrada luego aseguró que Cedrón no tenía asegurada la autoría del hecho. En ese sentido, se amparó en lo dicho por los tres testigos de identidad reservada.
El primero afirmó que el autor del hecho era Cedrón, ya que lo había visto en el barrio San Martín de Ciudad luego del hecho, intentando vender el arma sustraída. El segundo comentó que los autores podían ser dos sujetos que momentos después del crimen llegaron al barrio Santa Teresita intentando vender una pistola calibre nueve milímetros. Mientras que el tercero lanzó que el autor del crimen era un tal Yerbiado, quien manejaba la moto y se encargó de abatir al efectivo. Este sujeto fue detenido por el caso y luego fue desvinculado.con firmeza. Durante sus alegatos, García se quejó por la existencia de un informe realizado por un ayudante fiscal. Este documentó se elaboró sobre la base de los dichos de una persona que se presentó en una oficina fiscal explicando quién era el autor, aunque pidiendo no declarar en ningún momento.
Este individuo involucró a un hombre apellidado Nieto Riquelme, de quien aportó todos sus datos y hasta la dirección en la que estaba viviendo. Justamente, el día que se encontró el arma homicida -a siete días del hecho, luego de un tiroteo tras un robo en Guaymallén-, se detuvo a esa persona, quien tenía en su poder el revólver con las mismas balas que le hallaron en la cabeza a Ramet. "A pesar de esto, la fiscalía de instrucción siguió con la hipótesis de que el autor sería Cedrón", opinó García, quien, finalmente, lanzó: "Me preocupa mucho como fiscal, cuando mi deber es que reine la paz, que el verdadero autor del crimen esté suelto".
Posteriormente, la 15ª Defensoría Oficial adhirió a lo dicho por el Ministerio Público y cuestionó el pago de la recompensa (ver aparte). De esta forma, Cedrón fue sobreseído, aunque su pesado prontuario lo mantendrá preso en el penal de Cacheuta.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.