access_time 19:07
|
12 de febrero de 2018
|
Investigación en Homicidios

Crimen y desaparición en Las Heras: creen que se trata de drogas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1510407894269accidente%20ruta%2040..jpg

Dos jóvenes dejaron de ser vistos el viernes. Uno de ellos fue hallado ejecutado cerca de la planta de residuos de Campo Espejo. El otro no aparece. Sospechan que también lo mataron. Allanaron a dos puesteros.

La mujer que habló con los pesquisas después de la desaparición de dos jóvenes de 24 y 26 años el viernes en Las Heras señaló que se dirigieron a comprar un chancho a un puesto del kilómetro 13 de la ruta 40 y que no volvieron a la hora que pactaron.

Uno de estos dos hombres, el menor, identificado como Carlos Nelson Martínez (24), fue hallado asesinado en un barranco el domingo a las 9 cerca de la planta recicladora de residuos cloacales de El Borbollón.

La víctima presentaba tres balazos: uno la pantorrilla izquierda, otro en el abdomen y el tercero, el que indicó un camino a seguir a los detectives, en la nuca. Al cierre de esta edición, el otro sujeto, cuñado del joven ejecutado e identificado como Mauricio Valdez Quiroz, no aparecía.

Para los pesquisas policiales y judiciales liderados por el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, se puede estar frente a un doble crimen con tintes narcos. Es la hipótesis más fuerte, revelaron este lunes a El Sol.

Al principio creían que se trataba de asunto de “polleras”, como comentan los policías en referencia a conflictos por una mujer, pero con el paso de las horas lo descartaron de lleno y apuntaron a un tema relacionado a venta o deudas de estupefacientes.

Además, que Valdez no haya regresado a su hogar del loteo Romera, de El Algarrobal, que compartía con Martínez, es todo un síntoma para los detectives, confiaron. “Es muy posible que estemos frente a un doble crimen narco y con problemas entre conocidos por ese tema”, afirmó una alta fuente de la investigación.

Ver también: Sigue desaparecido el amigo del joven asesinado en Las Heras

Este lunes la causa continuó con una serie de allanamientos y rastrillajes policiales en la zona donde encontraron ultimado a Martínez, pero el resultado fue negativo. No dieron con Valdez Quiroz ni con pruebas de importancia.

Cuando se conoció la novedad de la desaparición, la noche del viernes, la mujer de Martínez, Daiana Chacón, dijo que los cuñados, quienes compartían domicilio, se habían dirigido en la moto de un vecino hasta un puesto de venta de chanchos que tiene como dueño a un tal "Palito", un hombre de 52 años (se reserva su identidad).

Este sujeto aseguró que nunca los había visto. Luego continuaron las averiguaciones y allanaron otro puesto de la zona, cuyo responsable es un hombre al que apodan "Pelado".

Allí detectaron que había sangre en diversos sectores del domicilio pero, los investigadores señalaron podría tratarse de rastros hemáticos de los animales que carnean en el lugar. Más allá de esto, Policía Científica levantó una serie de rastros de sangre para realizar una comparación genética. Les llamó la atención que en el puesto no hubiera nadie. “La gente que se encontraba allí había levantado todo el sábado”, agregó un detective consultado.

Por su parte, trascendió en las últimas horas que el arma utilizada para dar muerte a Martínez era de calibre chico, tipo 22. Los plomos que presentaba el cadáver quedaron secuestrados e iban a ser de importancia para el futuro de la instrucción, siempre que se halle un arma y se ordene un cotejo.

El caso generó una importante investigación en la fiscalía de Pirrello y por eso se hicieron allanamientos y trabajos de campo para encaminar el expediente.

El hecho

El crimen de Martínez y la desaparición de Valdez ocurrió el viernes. La familia denunció su desaparición y formó parte de los ratrillajes en la zona. Fue el padre de Valdez el que dio con el cadáver de Martínez durante la búsqueda porque es un “hombre que conoce la zona”.

El cuerpo estaba en un barranco, cerca de la planta de residuos de Campo Espejo y a metros de un cauce. Llevaba varias horas sin vida. Gracias al aporte de su esposa fue que apuntaron a los puestos de venta de chanchos.

Si bien creían que pudieron tener algún conflicto con los dueños de estos lugares, la hipótesis giró hacia un tema de drogas. Más allá de esto, esperaban incorporar más pruebas testimoniales y físicas para profundizar la causa.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.