access_time 18:42
|
11 de mayo de 2017
|
Tensión en el Bajo

Crimen en Luján: se entregó el Rodriguito y un testigo fue golpeado y baleado

<p>El se&ntilde;alado autor del crimen, de 16 a&ntilde;os, qued&oacute; a disposici&oacute;n de la Justicia Penal de Menores por la muerte de Maicol Nievas.&nbsp;</p>

En el Bajo Luján se vivieron horas de tensión después del asesinato de un joven de 20 años el miércoles minutos después de las 14.30. Este jueves, un chico de 16 años, considerado testigo del asesinato de Maicol Exequiel Nievas Rosales, fue salvajemente golpeado y luego baleado por los “pibes de la zona” que serían conocidos del autor del asesinato. El objetivo de los agresores, sospechan, era darle un algún tipo de mensaje para que no declare lo que sabía del hecho, contaron fuentes policiales. 

Estaba previsto que la víctima de ese ataque, de 16 años, hablara durante el trascurso de esta jornada por pedido de los efectivos de la Unidad Investigativa de Luján pero luego desistieron porque quedó internado con custodia en el Hospital Central. El dato que más preocupación generó fue que, en horas de la mañana, la casa del menor había sido allanada en búsqueda de algunas pruebas por una serie de robos agravados. 

Mientras esto generaba intranquilidad en los sabuesos, el sospechoso número uno de matar a Nievas se entregó ante las autoridades.

Se trata de un menor de 16 años conocido como el "Rodriguito", tal como reveló El Sol, quien quedó a disposición de la Justicia Penal de Menores, que se hizo cargo de la instrucción.

No es la primera vez que este chico es sindicado en un hecho de sangre: en el 2015 lo habían detenido por el homicidio durante un asalto de Miguel Marini (32), un hombre oriundo de Tunuyán, pero como era menor de edad, quedó en libertad. 

Movido

Este jueves a las 13.30, un llamado alertó al Centro Estratégico de Operaciones sobre otro chico de baleado en el barrio Juan XXIII. La víctima fue interceptada por tres sujetos que lo golpearon y luego le dispararon. Fue llevada a un Centro de Salud y luego se la derivó al Hospital Central.

El diagnostico fue entrada de proyectil por muslo de la pierna derecha sin salida. Llamó la atención que la víctima, identificada con las iniciales E.T., había recibido “la visita” de los efectivos de la UID Luján que buscaban pruebas por un robo. 

En primera instancia trascendió que, el menor, iba a ser trasladado como testigo en la causa por el homicidio de Nievas. Si bien el fiscal inicial del caso, Gustavo Pirrello, no lo tenía en el expediente como testigo directo, los efectivos de investigaciones sostenían que "algo sabía" del hecho.

Por eso llamó la atención que lo hayan golpeado y baleado después del procedimiento en su hogar. 

Sin salida 

Por su parte, el acusado de matar a Nievas se entregó ante las autoridades cuando su nombre comenzó a dispersarse en la zona y en los medios. Como tiene 16 años, el fiscal Pirrello pasó la causa a la Justicia Penal de Menores. 

La madre de este chico también quiso hablar con los pesquisas y declaró en el expediente. Después de las medidas, las sospechas de su participación en el ataque se acrecentaron. La mujer, indirectamente, dejó entrever que su hijo pudo participar en el hecho porque tenía problemas con Nievas desde hacía mucho tiempo. 

El Rodriguito viene siendo noticia desde hacia varios años. En noviembre del 2015 fue detenido por el homicidio de Miguel Marini pero era inimputable. Al parecer, la víctima fue atacada para robarle el auto mientras esperaba a un amigo en la zona. Se hicieron presentes algunos ladrones e intentó escapar. Sin embargo, lo ejecutaron de un tiro. 

Tras una nueva muerte violenta en el barrio Juan XXIII del Bajo Luján, los testigos lo pusieron otra vez en primer plano como sospechoso. Es más, los vecinos acusan a este menor de la mayoría de los hecho en ese sector. 

La reconstrucción sostiene que Nievas y otros dos jóvenes caminaban por la barriada cuando aparecieron otros dos sujetos. Uno de ellos cruzó algunas palabras con Nievas, un joven con antecedentes de robo y abuso sexual, y le disparó cuatro veces.

Tres proyectiles terminaron con la vida de muchacho de 21 años. Los amigos de Nievas, si bien no aportaron demasiado, fueron considerados claves. Otros no tardaron en señalar al Rodriguito y debido a esto quedó detenido. 

Efectivos de Científica hallaron cuatro vainas servidas en la escena.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.