access_time 07:11
|
18 de febrero de 2020
|
|

Crimen en el Trapiche: la víctima no murió por los tijeretazos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1581279869036Portada%20Toledo.jpg
La víctima tenía 65 años y era jubilada de AFIP.

Los investigadores están tras los rastros del homicida y descartaron la hipótesis inicial de que el hecho se produjo en un asalto, ya que en la propiedad había 100 mil pesos. Aldo Ramón Toledo falleció por la situación traumática que padeció y no por las lesiones, se determinó en la necropsia.

Los pesquisas judiciales y policiales de Homicidios avanzaron en las últimas horas en la incorporación de pruebas para intentar esclarecer el homicidio de Aldo Ramón Toledo, el jubilado de la AFIP de 65 años que murió durante un hecho violento en su vivienda del barrio Trapiche, en Godoy Cruz, la noche del viernes 7, y descartaron la hipótesis que sostenía que se estaba frente a un hecho de inseguridad.

En la casa de la víctima, ubicada en la esquina de Manso y Larrea del tradicional complejo, hallaron 100 mil pesos (entre moneda extranjera y local) y otros objetos de valor que “estaban al alcance del matador si hubiese sido un asalto”, comentó un policía que trabaja en la causa.

No sólo eso, explicó que Toledo falleció de un paro cardiorrespiratorio durante una pelea y no por las heridas sufridas en el tórax y cuello causadas con la tijera de podar que le encontraron en sus manos.

Los profesionales del Cuerpo Médico Forense determinaron que las lesiones eran “superficiales” y no causaron daño suficiente para provocar el deceso de la víctima por pérdida de sangre, lo que se conoce en la medicina forense como shock hipovolémico, dijo el informante.

Ver también: Crimen en el Trapiche: quiénes son los cuatro sospechosos

Debido a esto se concluyó que sufrió un paro cardíaco durante la riña que protagonizó con el homicida. Es más, cuando Policía Científica trabajó sobre el cadáver descubrió una tijera de podar que le pertenecía entre sus manos.

Para ellos fue una clara señal de que Toledo se la quitó al agresor para defenderse del ataque.

Así las cosas, como trascendió desde pocas horas después de ocurrido el hecho, en la mira continúa un hombre que vivía con la víctima y otros jóvenes que solían realizar trabajos “tipo changas” en su domicilio, tal como publicó El Sol a las pocas horas de conocida la noticia.

El cuerpo de Toledo fue encontrado por un familiar luego de que llegara hasta su casa porque había quedado en encontrarse con él el sábado al mediodía.

Habían intercambiado mensajes de WhatsApp y la comunicación se interrumpió el viernes por la tarde.

Al otro día, pasadas las 14, como Toledo no contestaba las llamadas, el familiar se dirigió hasta el domicilio y se encontró con la escena, dando aviso inmediato al 911.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.