access_time 19:17
|
19 de noviembre de 2019
|

Tribunales

Crimen del médico: hallan más magia negra contra la fiscal en la celda de la "bruja"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1574201504074WhatsApp%20Image%202019-11-19%20at%2019.jpg
Ventura y Castro llegando a la sala en la que se desarrolla la sesión.

Así lo reveló Claudia Ríos durante la audiencia de prisión preventiva que se desarrolló este martes contra Elizabeth Ventura, esposa la víctima, y Mónica Castro, amiga y bruja de la mujer.

Una audiencia clave se desarrolló este martes para las dos acusadas que tiene la instrucción por el crimen del médico León Domingo Burela (64) en su casa del barrio Kolton de Las Heras. En la misma, la fiscal de Homicidios Claudia Ríos solicitó al juez Fernando Martínez que Elizabeth Ventura, esposa de la víctima, y su amiga, la señalada “bruja” Mónica Castro, continúen tras las rejas.

Para la fiscalía se trata de un paso fundamental para la pesquisa antes de la elevación a juicio contra las imputadas por homicidio agravado por el vínculo en calidad de instigadora, y quien habría participado necesariamente en ese delito, respectivamente.

Tras casi cuatro horas de exposición de las partes el magistrado decidió pasar a un cuarto intermedio, por lo que ventilará su decisión en los próximos días.  

Durante el desarrollo de la sesión la fiscal Ríos reveló que Castro, quien se dedicaba a realizar trabajos de magia negra en su casa, le descubrieron nuevos gualichos en la celda de la penitenciaría donde pasa sus días, Agua de las Avispas, en Cacheuta.

Fuentes penitenciarias y judiciales sostuvieron que encontraron en el recinto un frasco con miel que contenía en su interior –al menos– 30 pequeños papeles escritos con diversos nombres, entre ellos el de la fiscal Ríos y el del juez Martínez.

Ante el hallazgo de nuevos trabajos de la “vidente natural” –así se describió cuando declaró en el expediente–, El Sol consultó a una mujer que se dedicaba a realizar estos trabajos hace años y aseguró que, con estos papeles rebozados en miel, “está tratando de endulzar a las personas que forman parte de la causa para que la favorezcan, debido a que su situación es complicada”.

Lo cierto es que el nuevo gualicho se descubrió horas antes de que se desarrollara la audiencia de prisión preventiva buscando algún beneficio.

Además de los nombres de la fiscal y el juez, también hay de abogados, el propio nombre de ella y hasta el de quien era esposa del médico. Un detalle –no menor– es que había cruces arriba del papel que presentaba el nombre de la fiscal.

Ver también: Quién es la “bruja” y qué escribieron en las fotos de la fiscal

Para la especialista consultada por este diario, “para la fiscal buscaba algo más bravo, buscando afectarla". Todo esto fue expuesto por Ríos en la audiencia oral que se desarrolló en los Tribunales provinciales. 

El 10 de octubre, la causa por el crimen del médico avanzó con las detenciones de Ventura y Castro.

Se desarrollaron allanamientos en Las Heras y ambas quedaron detenidas. Luego las imputaron. Se desarrollaron escuchas telefónicas y ambas mujeres hablaban del hecho.

Los detectives sostienen que Castro, amiga íntima de Ventura, fue el nexo con el sujeto que terminó cometiendo el asesinato.

Las defensas de las sospechosas, a su turno, entendieron que no debía hacerse lugar al pedido de la fiscalía por falta de pruebas. 

Lo cierto es que Burela, quien había sido médico del Servicio Penitenciario hasta que se jubiló en el 2012, fue asesinado con un arma de su propiedad la mañana del 15 de abril.

En la fiscalía se realizó una reconstrucción de sus últimas horas y se cree Ventura dejó preparada la escena para que mataran a su marido.

La mujer, docente, aseguró que se encontraba en el gimnasio cuando ocurrió el hecho.

Sin embargo, por las pruebas que se incorporaron en la instrucción, se trató de una pantalla para dejar el camino libre a quien luego terminó ejecutando al médico simulando un asalto, quien no está identificado.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.