access_time 14:36
|
15 de abril de 2019
|
Investigación

Crimen del médico: "Estaba obsesionado con la inseguridad"

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1555349392780Portada%20Leon.jpg

Así aseguraron familiares de León Burela (64), el profesional retirado que fue asesinado en su casa de Las Heras. Según relataron, ya había sufrido otros dos violentos asaltos tiempo atrás. El perfil de la víctima y por qué los investigadores creen que se trató de una entradera fatal.

León Domingo Burela Yanchina (64) trabajó gran parte de su vida como médico del Servicio Penitenciario. Cuando solicitó el retiro voluntario, allá por 2012, prestaba servicios en el penal de mujeres El Borbollón. En los últimos años, ya jubilado, continuaba sus labores en el Hospital Militar. Pese a eso, últimamente pasaba sus días en su casa del barrio Kolton de Las Heras, ya que se estaba recuperando de una cirugía cardíaca. Este lunes, el galeno fue víctima de un asalto que terminó con su vida, tal como sostiene la primera hipótesis que manejan la Justicia e Investigaciones.  

El caso provocó un profundo dolor entre sus colegas del Servicio Penitenciario, así como también en familiares y vecinos que se acercaron hasta la escena. Si bien el complejo en el que residía León se notaba un lugar tranquilo, el hombre ya había sido víctima de otros dos atracos años atrás. Ambos hechos fueron muy violentos y el médico estuvo a punto de arriesgar su vida en uno de ellos, detallaron fuentes consultadas por este diario.

Esos dos episodios habían marcado a León y lo dejaron "obsesionado con la inseguridad", aseguraron sus parientes. Siempre estaba atento a las salidas de sus dos hijos y de su esposa para que la puerta principal de la casa no quedase abierta en ningún momento. 

Incluso, la mañana de este lunes, sus hijos se dirigieron a la universidad, mientras que su mujer debía ir al gimnasio y posteriormente a la escuela en la que trabaja, ya que es docente. Esta lo despertó a León antes de irse, ya que él era el encargado de cerrar la puerta "siempre por dentro", agregaron. 

Al parecer, momentos después León inició su rutina diaria. Los testimonios recaudados por la policía sostienen que el hombre salió a barrer la vereda alrededor de las 10.30, cuando fue abordado por un sujeto armado que estaba vestido de negro.

Acto seguido, el malviviente -de unos 20 años aproximadamente- lo introdujo mediante amenazas al interior de la propiedad de la manzana D. Cuando pasaron algunos minutos, los vecinos escucharon dos detonaciones de arma de fuego. Finalmente, el sujeto de oscuras prendas se retiro de la propiedad, revelaron los testigos.

Para ese entonces, los vecinos de León ya habían dado aviso a la línea de emergencias 911. Luego, la Policía se hizo presente en el lugar y dieron con el cuerpo sin vida del médico. El mismo estaba sentado en un sillón y tenía dos disparos de arma de fuego en el cuello. Además, se halló una vaina de una pistola calibre 22, por lo que piensan que el agresor utilizó ese arma. 

Desde un principio, los investigadores supieron que se habían topado con un hecho de inseguridad, no sólo por el relato que ofrecieron los testigos, sino también porque una de las habitaciones de la casa se encontraba revuelta. Aparentemente, el autor estuvo algunos minutos buscando algún dinero u objetos de valor, sospechan los pesquisas. 

Lo cierto es que, pasadas las 14 la División Homicidios y la Policía Científica continuaban trabajando en la escena, bajo las directivas de la fiscal Claudia Ríos, que quedó a cargo de la causa. De ese modo, buscan confirmar la hipótesis de la entradera y dar con rastros que permitan identificar al autor del hecho. 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.