access_time 15:10
|
16 de octubre de 2009
|
|
AL FINAL, ESTABA EN SU CASA ESCONDIDO

Creyeron que un niño iba en globo que voló a la deriva

WASHINGTON (EFE). La odisea del globo de gas que se escapó ayer de un jardín de Colorado y voló a la deriva durante casi dos horas, supuestamente con un niño dentro, acabó bien: el pequeño, asustado, estaba escondido y fue localizado en su casa.

WASHINGTON (EFE). La odisea del globo de gas que se escapó ayer de un jardín de Colorado y voló a la deriva durante casi dos horas, supuestamente con un niño dentro, acabó bien: el pequeño, asustado, estaba escondido y fue localizado en su casa. Atrás quedaron más de cuatro horas de angustia, una larga transmisión en directo de las cadenas de televisión, rebotada de inmediato al mundo, y unos dispositivos de búsqueda por tierra y aire que, finalmente, resultaron innecesarios.


    Falcon Heene, de seis años, “fue encontrado metido en una caja en el altillo del garaje de la casa familiar”, dijo visiblemente aliviado el sheriff del condado de Latimer, Jim Alderden. Sin embargo, durante horas, todo parecía indicar que el niño se había subido al cesto del globo de gas que había levantado vuelo desde la parte trasera de la casa familiar, en la localidad de Fort Collins, en el estado de Colorado. Su hermano mayor contribuyó a la confusión, ya que fue él quien dijo haber visto a Falcon subir al cesto y salir volando. El vuelo a la deriva del globo, seguido en directo por las televisiones locales y retransmitido inmediatamente al mundo, interrumpió programaciones en EEUU.


    Se temía por la vida del pequeño porque, de haber estado dentro del globo, podría haber muerto, ya que el artefacto se elevó hasta los 3.000 metros. Al dar cuenta de la aparición del pequeño sano y salvo, el sheriff indicó que no creía que los padres del niño temieran que este se encontrara en el cesto que estaba pegado al globo. Pensaban que “simplemente había desaparecido”, dijo. El temor por la suerte del niño, no obstante, aumentó después de que una foto fija de unas imágenes de televisión mostraran el momento en el que, aparentemente, el cesto se desprendía del resto del globo, que tenía la apariencia de una gran medusa brillante.


    Durante las horas en que Falcon estuvo desaparecido se especuló con la posibilidad de que el pequeño, asustado con la partida del globo y temiendo que algún miembro de su familia pudiera culparlo por ello, se encontrara escondido en las inmediaciones de su casa. Tras dos horas de vuelo a la deriva, en un cielo nuboso y bastante frío, especialmente a los 3.000 metros que llegó a alcanzar el aparato, el globo se precipitó a tierra en Keenesburg, a unos 100 kilómetros de Fort Collins, el lugar donde viven los Heene. Allí se había organizado un importante dispositivo médico para socorrer al pequeño que, en caso de estar vivo, previsiblemente estaría malherido. Pero en el globo no había nadie. Por tanto, el alivio que supuso la llegada a tierra del aparato volvió a tornarse en preocupación. Finalmente, se supo que el pequeño estaba en tierra y fue localizado. Se había escondido en una caja en el desván de su casa.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.