Arribó el avión que trae las vacunas chinas
access_time 08:26
|
21 de abril de 2020
|
|
Opinión

COVID-19, cuarentena y una radiografía de terror

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/158746836780221-04-2020_1be754df61de0df88d40cf779032bcbd.jpg

Al menos 8 de cada 10 compañías entre grandes, medianas y pequeñas, han tenido serios inconvenientes para pagar los sueldos de marzo y los tendrán durante este mes.

Una encuesta reciente de la Unión Industrial Argentina (UIA) ha revelado, o dejado expuesto más bien, que al menos 8 de cada 10 compañías entre grandes, medianas y pequeñas, han tenido serios inconvenientes para pagar los sueldos de marzo y los tendrán, claro está, con una agudización de los inconvenientes, durante este mes. El sondeo fue realizado entre el 13 y el 15 de abril en todo el país, entre un universo de 607 empresas, por el Centro de Estudios de la UIA. En Mendoza fueron relevadas, o participaron en la muestra, 59 firmas en su conjunto.

El resultado, un panorama desolador para la industria en particular, pero, para todas las compañías industriales o netamente comerciales, pudo haber sido el marco o el estado de situación que motivó, entre otras cosas, claro está, el programa de asistencia estatal a las empresas que vio la luz el domingo en la noche, cuando acababa el día y que los ministros Matías Kulfas, de Desarrollo Productivo, y Claudio Moroni, de Trabajo, ampliaron ayer por la tarde. La ayuda oficial global para combatir la pandemia provocada por el COVID-19 ya alcanzaba ayer alrededor de 850.000 millones de pesos, casi 3 por ciento del PBI nacional, de acuerdo con lo informado por los propios funcionarios del Ejecutivo nacional.

Está claro que la devastación económica, como reflejo del freno global a la economía debido a que la mayor parte de los países ordenó un confinamiento casi total, un cierre de las industrias, del comercio y de la producción, ha sumido al planeta en la peor de las recesiones que se recuerden en el último siglo. Todo fue afectado y nadie parece que saldrá indemne. Algunos, por su potencial, espaldas y reservas, han volcado indescriptibles sumas de recursos por la vía de sus tesoros y de los préstamos internacionales a los que Argentina, por obvias razones, no accede y mucho menos si se encamina hacia un cese de los pagos de la deuda externa previstos para los próximos meses y años. Argentina, tras doce años sin crecer y casi más de tres en recesión, se ha volcado a la emisión y, por los dichos del último fin de semana por parte del propio presidente Alberto Fernández, se seguirá en esa línea para evitar la aparición de las cuasimonedas, las que, dijo, “están desterradas”.

Los economistas, en general, cualquiera sea su alineamiento ideológico, admiten que es la única salida para un país en la situación de Argentina. Los resultados de la operación, desesperada y única, se verán luego de la salida de la crisis sanitaria, cuando le llegue el turno al fantasma de la hiperinflación, una de las caras del mismo demonio que todos quieren evitar y que ha visitado en, al menos, tres oportunidades al país en los últimos cincuenta años.

Además de haber tenido problemas con el pago de sueldos, como es de suponer, las empresas relevadas por la UIM en todo el país, dieron cuenta en 72 por ciento de haber sufrido caída en las ventas en un porcentaje superior a 60 por ciento y, a 75 por ciento del total, se les han rechazado cheques de los bancos con los que operan. Y 8 de 10 , al menos hasta el fin de semana, habían tenido problemas para acceder a la línea de créditos a una tasa de 24 por ciento para abonar los sueldos que lanzaron los bancos con una garantía de 30.000 millones de pesos que ofreció el Estado.

De esa encuesta nacional, como está dicho, 59 corresponden a Mendoza. Pero, unos días antes, el apéndice provincial de la UIA, la Unión Industrial de Mendoza, lanzó un relevamiento voluntario entre sus representados locales. Los resultados, igual que en la Nación, reflejan en Mendoza un panorama igual o más devastador que a nivel país.

Veamos. Fueron consultadas 126 empresas, de las cuales, 101 están domiciliadas en el Gran Mendoza y el resto entre los oasis Sur, Valle de Uco y el Este provincial. De ese universo, más de la mitad (52 por ciento) son constructoras, bodegas, agroindustrias y metalmecánicas. Diez días atrás, 73 por ciento de estas empresas, en su mayoría pymes, reveló tener dificultades para el pago de los sueldos y 27 por ciento de ellas necesitaba más de 5 millones de pesos para completar el pago de la nómina. El 64 por ciento acudió al banco para tomar el crédito para el pago de los sueldos: 24 por ciento no había recibido respuestas; a 7 por ciento le fue denegado y sólo 12 por ciento no había tenido inconvenientes.

Los referentes de las empresas mendocinas con problemas y dificultades adujeron que en los bancos les fue difícil dar con los oficiales de cuenta y conseguir la documentación necesaria en medio de la cuarentena, además de que el monto solicitado no estaba disponible, de tener trabas con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y de no conseguir las garantías. Pero, a futuro, quizás, aparece lo más intrigante: 8 de cada 10 empresarios mendocinos vaticinan que los próximos dos meses serán peores que el mes transcurrido de la cuarentena, y que de no conseguir financiamiento, 42 por ciento podrá abonar sólo una parte de los sueldos de abril, mientras que 39 por ciento, directamente, no podrá pagarlos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.