access_time 10:12
|
11 de junio de 2015
|
|
Ardua tarea de laboratorio

Cotejo de ADN confirmó la identidad del hombre asesinado en El Algarrobal

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/659/705/000659705-eduardo-tapia.jpg

<p>Los m&eacute;dicos forenses comprobaron que los restos hallados en mayo en el barrio Victoria, cuyo cr&aacute;neo ten&iacute;a un disparo, son de Eduardo Jes&uacute;s Tapia (31).</p>

El Mecha ya está en prisión, porque a mediados del mes pasado quedó detenido e imputado luego de ser reconocido como el autor del homicidio de Jorge Daniel Montilla (51), el comerciante y ex militar que fue asesinado a balazos en marzo cuando quisieron robarle la camioneta Toyota Hilux en Las Heras.

Este hombre, identificado como Hugo Eduardo Arredondo (25), hace unas horas sumó una nueva imputación en su contra por un hecho de sangre. Lo acusaron por el crimen de un hombre al que hallaron con un disparo en la cabeza el 12 de mayo en un descampado de El Algarrobal. 

Los investigadores esperaban los resultados de ADN para confirmar si se trataba de Eduardo Jesús Tapia (31) y, como la prueba genética fue positiva hace pocas horas, el Mecha Arredondo fue notificado por el asesinato de su concuñado, a quien había amenazado de muerte por un problema de “polleras”.

Los investigadores destacaron el trabajo de los profesionales del Cuerpo Médico Forense para extraer el material genético de los huesos que hallaron en el barrio lasherino Victoria. 

La prueba de laboratorio podía tardar hasta un mes, pero los forenses obtuvieron el resultado mucho antes. El viernes, los médicos recogieron muestras de sangre de familiares de Eduardo Tapia para compararlos con los restos óseos encontrados. 

Debieron extraer el ADN de los huesos, porque el tejido blando estaba severamente descompuesto y dañado. 

Debieron extraer el ADN de los huesos, porque el tejido blando estaba severamente descompuesto y dañado. Para ello, tuvieron que pulverizar los piezas y someter las partículas obtenidas a diferentes componentes químicos. 

La prueba genética confirmó la identidad y supieron que el cadáver pertenecía al hombre de 31 años que vivía con su pareja en el barrio Jorge Newbery de El Algarrobal. 

El análisis llegó a manos del fiscal especial Daniel Carniello y hace pocas horas lo imputó formalmente por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. 

​Arredondo fue detenido por el crimen de Jorge Montilla en mayo, luego de una ardua investigación, que se basó, fundamentalmente, en pruebas que involucró a personal de Policía Científica y de los propios forenses.

Llegaron hasta él porque había participado en varios robos a mano armada donde se utilizó una pistola calibre 25 y hallaron vainas servidas de ese calibre. 

Con el aporte de los testigos de esos hechos, ocurridos en Guaymallén y Las Heras, confirmaron que se trataba de esa misma persona por sus rasgos físicos. 

Luego del cotejo balístico que realizaron con los plomos rescatados de los cadáveres de Montilla y Tapia –el proyectil quedó incrustado en la masa encefálica–, confirmaron que se usó la misma arma. Primero, a Arredondo lo imputaron por homicidio criminis causa –matar para ocultar otro delito, en este caso el intento de robo de la 4x4– en perjuicio del comerciante Montilla. Fue reconocido por los testigos que presenciaron el homicidio que sucedió la noche del martes 10 de marzo en el barrio Tamarindos II de Las Heras.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.