access_time 21:01
|
27 de marzo de 2020
|
|

Pandemia

La boda mendocina que casi se convierte en pesadilla

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1585353575693boda.jpg

Se celebró en una bodega de Luján. Unos días después, un invitado que había llegado de Chile dio positivo el test para Covid 19.

La novia, el novio, los padrinos, los familiares, los más de 300 invitados y todas las personas que trabajaron en una fiesta de casamiento realizada el 14 de marzo en una bodega mendocina tuvieron que quedar en cuarentena luego de que confirmara que un amigo del flamante matrimonio había dado positivo de coronavirus en Chile.

La noticia dejó impactados a todos cuando llegó del otro lado de la cordillera apenas unos días después de la celebración. Uno de los invitados, que tenía vínculo estrecho con la pareja, comunicó que apenas regresó a Chile comenzó a sentir síntomas típicos relacionados con el Covid 19.  Y tras un breve chequeo, el resultado del test dio positivo.

El paciente contó a los médicos chilenos que había estado en Mendoza y que había asistido a una boda. Entendió que esa información era clave para evitar la propagación del virus y que las autoridades sanitarias debían comunicar la novedad.

Una vez que en la provincia tomaron conocimiento del caso, intentaron comunicarse con los funcionarios del Ministerio de Salud a través de las vías formales habilitadas para este tema. Llamaron más de veinte veces al 0800 8000 26843 (COVID) pero nadie respondió. Entonces apelaron a contactos informales hasta poder concretar la denuncia.

Lo primero que imaginaron fue una situación caótica como la de la boda en Uruguay, donde una empresaria recién llegada de Italia -e infectada- había contagiado a, al menos, 20 personas. Esos fantasmas aparecieron porque, incluso, unos días antes se evaluó la posibilidad de suspender todo, pero como todavía la cuarentena no era obligatoria, decidieron seguir adelante.

En cuestión de minutos se disparó el protocolo armado para una situación semejante. Desde Salud se manejaron con la lista de invitados y con todas las personas que habían estado involucradas en la celebración en la bodega ubicada en Luján; ya sea como organizadores, responsables de música e imágenes, catering y mozos. La orden fue la misma para todos: cuarentena total y aislamiento por dos semanas.

“Tuvimos una sola persona que presentó síntomas en estos días, pero se le realizó un test y por suerte dio negativo. Creemos que con el tiempo que ha pasado, difícilmente aparezca un caso de contagio en el casamiento, pero igual seguimos atentos”, confirmaron desde Salud.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.