access_time 20:39
|
14 de noviembre de 2006
|
|
SAN MIGUEL

Continúa el problema con el arsénico en Lavalle

Hace dos meses que no proveen de agua potable a un centro de salud de San Miguel, Lavalle

    Hace dos meses que no proveen de agua potable a un centro de salud de San Miguel, Lavalle. En el lugar, el agua de las napas está contaminada con arsénico y la gente debe beber el agua del río San Juan, la que no cuenta con las mínimas condiciones de higiene. Esta comunidad tampoco posee equipos de comunicación, se encuentran aislados y están ubicados a sólo 150 kilómetros del centro de Mendoza. El médico de familia y especialista en emergencias Víctor Antonetti trabaja en el centro de salud de Los Sauces, en la localidad de San Miguel, cerca del límite que une San Luis, San Juan y Mendoza.

    Este profesional confirmó que hace dos meses que no les proveen agua potable y que las personas deben usar la del río, que tiene una alta contaminación. “El problema es antiguo. El agua de las napas está contaminada con arsénico, un metal pesado que produce diversas acumulaciones y mata a largo plazo”, comentó el médico y agregó: “La gente carga tanques de 200 litros y los lleva en carretelas. Ese agua tiene un alto contenido de bacterias isterichia collis, el que supera ampliamente la cantidad de bacterias que tiene por mililitro el agua potable, por lo que no es apta para el consumo humano”.

    Ante esta situación, la comunidad de este paraje mejora el agua con hipocloritos o pastillas de cloro. Pero, en esta etapa del año, con las altas temperaturas que se están presentando, se les hace difícil mantener el agua fresca y en condiciones de consumo humano.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.