access_time 14:30
|
9 de mayo de 2007
|
|
SALUD

Consejos para evitar intoxicaciones con gas

La llegada del frío aumenta las posibilidades de sufrir una intoxicación por monóxido de carbono. Por eso, el Ministerio de Salud recomienda algunas medidas para prevenir este tipo de situaciones.

    La llegada del frío aumenta las posibilidades de sufrir una intoxicación por monóxido de carbono. Por eso, el Ministerio de Salud recomienda algunas medidas para prevenir este tipo de situaciones. El Centro de Información Toxicológica de Mendoza recibe un promedio de 2.000 consultas anuales sobre distintos tipos de intoxicaciones. De este total, 1,42 por ciento corresponde a intoxicaciones de por monóxido de carbono. Por eso, y debido al aumento en las posibilidades de sufrir un accidente de este tipo, el Ministerio de Salud recomienda asegurar los dispositivos de salida al exterior de los gases tóxicos que producen algunos artefactos, como es el caso de las chimeneas de calefones, cocinas o estufas.

    Además, es importante corroborar que estos dispositivos estén correctamente instalados, evitando su obstrucción o desconexión en caso de que se hubieran realizado obras de remodelación o pintura en la vivienda. Es recomendable realizar un mantenimiento regular de los artefactos para comprobar su funcionamiento eficiente y seguro. Los calefactores deben ser controlados al menos una vez al año. El mantenimiento permite, además, que los artefactos duren más y funcionen mejor, con un importante ahorro en el gasto de gas.

    El Centro Provincial de Intoxicaciones recuerda a la población que el monóxido de carbono es un peligroso tóxico, responsable de provocar un alto número de muertes, principalmente en las épocas más frías. Esto se debe al incremento del uso de artefactos a combustión para calefaccionar, a lo que se suma el cierre de puertas y ventanas que impiden la normal llegada de aire puro a los ambientes de permanencia e impide la salida del mortal gas hacia el exterior. A esto se suma que estos artefactos pueden funcionar de manera deficiente por estar ubicados en ambientes poco adecuados y carentes de ventilación.

¿QUÉ ES EL MONÓXIDO DE CARBONO? Es un gas en extremo peligroso, responsable de gran número de muertes al año. A su alta toxicidad se suma la peligrosidad de no provocar ningún tipo de reacción previa en las personas expuestas, al no tener olor, color, sabor ni irritar los ojos o la nariz.

¿CÓMO ACTÚA? Una vez inhalado, el monóxido de carbono ingresa al organismo a través de los pulmones. Desde allí pasa a la sangre, en la que ocupa el lugar del oxígeno en los glóbulos rojos. De esta manera, reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno hacia los tejidos. Esta falta de oxígeno afecta principalmente al cerebro y al corazón.

SÍNTOMAS. Los síntomas de una intoxicación leve se caracterizan por: dolor de cabeza, cansancio, debilidad, tendencia al sueño, náuseas, vómitos y diarrea. En enfermos cardíacos provoca dolor de pecho. En una intoxicación severa, se agrega inconsciencia, respiración débil e irregular, temperatura corporal baja, convulsiones, pulso lento e irregular, presión arterial baja. Si la víctima no es auxiliada, paro cardiorrespiratorio y muerte. El gas natural y el de garrafa no contienen monóxido de carbono (CO).La mala combustión, ya sea por mala entrada de aire, por consumo del oxígeno del ambiente o por quemadores sucios de los artefactos domiciliarios, es la condición para que aumente la concentración de CO en el ambiente.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.