access_time 08:20
|
31 de julio de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

Conmoción por brutal ataque israelí

El bombardeo a la localidad libanesa de Qana, que terminó con el triste saldo de 57 personas muertas, entre ellas al menos 40 niños, desató una ola de críticas a Israel y conmoción política en su Gobierno. La paz parece estar cada vez más lejos

          El grupo integrista libanés Hezbolá respondió ayer con el mayor lanzamiento de cohetes sobre el norte de Israel, desde el pasado día 12, a la masacre cometida la pasada madrugada por la aviación israelí en la ciudad libanesa de Qana, donde murieron 57 personas, casi 40 de ellos, niños. La actuación de la aviación israelí, que bombardeó un complejo de edificios de Qana en cuyos bajos se guarecían decenas de personas, ha suscitado, por un lado, la crítica prácticamente unánime de la comunidad internacional; por otro, el estupor de la clase política israelí y, finalmente, la reacción de Hezbolá, que aprovechó para lanzar, al menos, 140 cohetes sobre el norte de Israel.


         Además, ayer se cumplió la primera jornada de la visita (la segunda en cinco días) que efectúa a Israel la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, con el objetivo de intentar que las partes alcancen un alto el fuego “consistente y duradero”. De momento, Rice ha prolongado un día su visita a Israel, pero no viajará a Líbano, como en principio tenía previsto (ver aparte). El primer ministro libanés, Fuad Siniora, reconoció ayer que, en las presentes circunstancias, la visita de Rice a Beirut era, a su juicio, inviable, por lo que lo mejor era cancelarla.


LA DEFENSIVA.


        Para disipar las críticas, el Ejército israelí, ha indicado que la localidad de Qana es un “punto estratégico” de Hezbolá, que utiliza edificios civiles para almacenar e incluso emplazar las lanzaderas de cohetes. Una fuente militar dijo a Efe que, antes del bombardeo, la Fuerza Aérea “había advertido a la población mediante el lanzamiento de panfletos desde el aire” en los que se instaba a los civiles a abandonar la zona. Por su parte, el jefe de operaciones de la Fuerza Aérea israelí, el general de brigada Amir Eshel, aseguró ayer que las primeras investigaciones sobre el bombardeo de la aldea libanesa revelan que el edificio fue bombardeado horas antes de que se desplomara.



          “El bombardeo del edificio se produjo entre medianoche y la una de la madrugada, y los informes procedentes de Líbano acerca de que la casa había quedado destruida apenas llegaron entre las ocho y ocho y media de la mañana”, sostuvo el militar en una rueda de prensa dada en el Ministerio de Defensa, con sede en Tel Aviv. Según Eshel, “al Ejército no le queda clara la diferencia horaria entre el bombardeo y el desplome” del inmueble. En la misma rueda de prensa, el jefe de Operaciones del Ejército israelí, general Gadi Eizenkot, dijo que, “desde el comienzo de la crisis, esta localidad se había utilizado como un refugio de terroristas y zona de lanzamiento de cohetes”.


         Los observadores consideran que la masacre de Qana no hace sino estancar –cuando no empeorar– la actual crisis en Oriente Medio, que comenzó el pasado día 12, con la muerte de tres soldados israelíes y el secuestro de otros dos por milicianos de Hezbolá en el lado israelí de la frontera con Líbano. De hecho, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, así como los titulares de Defensa, Amir Peretz, y Asuntos Exteriores, Tzipi Livni, han expresado su pesar por la muerte de los casi 60 civiles de Qana, pero ya han indicado que la ofensiva militar va a proseguir durante, al menos, otros diez días. Olmert tiene previsto reunirse otra vez con Rice, en un nuevo intento por encontrar algo parecido a una solución, que, de no haber sido por la masacre de Qana, tal vez se podía haber alcanzado a mediados de esta semana, con un acuerdo de alto el fuego.



      Dicho acuerdo pasaba por el desarme y la retirada de Hezbolá de sus posiciones en el sur de Líbano, el establecimiento en la zona de una importante fuerza multinacional que ayudaría al Ejército libanés a tomar posiciones en ese territorio, y, según la demanda israelí, la devolución de los soldados secuestrados.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.