access_time 19:15
|
13 de septiembre de 2006
|
|
PADRES NIEGAN LAS DENUNCIAS

Confusión por agresión en la escuela Avellaneda

Los padres de las alumnas que habrían agredido a una estudiante negaron los hechos. En el colegio analizan las sanciones.

    Las madres de las chicas acusadas de haber golpeado ferozmente a una menor cuando se retiraban de una escuela privada de Godoy Cruz negaron las versiones dadas a conocer por el padre de la menor agredida y aseguraron que la chica se burlaba constantemente de sus hijas y hasta perpetraba amenazas verbales. Nancy Gómez y Ester Tapia, madres de dos alumnas, de 14 y 15 años, respectivamente, dieron a conocer su versión de los hechos a El Sol.

    Según relataron, Ludmila cursa noveno primera en la escuela Nicolás Avellaneda desde julio,momento en que ingresó al establecimiento proveniente de la escuela Julio Krause de Luján de Cuyo. Desde entonces, se burlaba constantemente de sus compañeras, con quienes no había logrado un trato cordial. Según relataron las mujeres, la chica centraba sus comentarios en que su condición económica es superiores a las de sus compañeras. Nancy aseguró que fue Ludmila la que las amenazó cuando las chicas llegaron a la esquina de San Martín y Maipú, en Godoy Cruz.

    Además, el hermano y un amigo de la chica agredida también golpearon al hijo mayor de Ester Tapia, que concurre al tercer año del polimodal en esa misma escuela. Por su parte,Marcelo Peralta, el padre de Ludmila, fue citado ayer al establecimiento para dar a conocer la versión de los hechos. El hombre aseguró que su hija fue revisada por la Policía Sanitaria y médicos de una clínica privada, quienes constataron los golpes recibidos por la menor.Además, decidió que no retirará a su hija de la escuela porque confía en que la situación de violencia será revisada por las autoridades del establecimiento.

    Con respecto a la posibilidad de que Ludmila se burlara de sus compañeras, Marcelo negó de plano esas afirmaciones.“ Mi hija no tiene más que nadie y por eso no se puede reír. Yo soy un laburador más que me esfuerzo mucho para pagar la escuela”, comentó. El Sol intentó dialogar con Daniel Gelardi, director de estudios del colegio Nicolás Avellaneda, pero no fue posible. El hombre se excusó de atender el pedido argumentando que estaba teniendo una entrevista con los padres de las menores que intervinieron en el lamentable episodio. Hasta ayer, el Consejo de Educación de la escuela no había tomado la decisión sobre qué tipo de sanciones le caben a las supuestas agresoras.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.