access_time 00:45
|
16 de septiembre de 2009
|
|

Confrontación

Debe ser al menos raro. A ver, es como si usted corriera una carrera de rally y su acompañante no lo hablara durante todo el camino, o más, le hiciera indicaciones contrarias a las que marca su mapa de ruta

    Debe ser al menos raro. A ver, es como si usted corriera una carrera de rally y su acompañante no lo hablara durante todo el camino, o más, le hiciera indicaciones contrarias a las que marca su mapa de ruta. A ver, es como si usted le dijera a los pibes que no van a salir esta noche y su esposa va y les dice: “Salgan, chicos. ¿Qué se van a quedar haciendo acá?”. Me refiero a la relación entre la presidenta de la República y el vicepresidente de la República, quiero decir, ambamente, Cristina y Cleto. Su relación no es tirante porque ya no hay relación.

    Están más desapartados que Tierra del Fuego y Misiones. Y no solamente eso, el vice se ha transformado en uno de los opositores más grandes que tiene el Gobierno, y una de las figuras que puede arruinarles sus planes de continuidad en el ejecutivo a los KAKÁ, con perdón de Maradona. Ahora, el Cleto se opone a la ley de comulación audiovisual que impulsa Cristina, y no tuvo mejor idea que reunirse con todos los opositores notorios para dejar constancia de esta postura. Estaban en la reunión Macri, De Narváez, Sola, Sanz, Reuteman y otros menos pesados pero que también pesan.

    Los del Gobierno hicieron trepidar sus reproches y salieron a pedirle directamente la renuncia al vicepresidente. Aníbal Fernández, que es uno de los parlantes del Gobierno, dijo: “Hay gestos que a uno lo obligarían a dar un paso al costado. Es un espanto que, en un país, el que fuera compañero de fórmula de lA presidenta de la Nación esté jugando en contra”.

    Agustín Rossi dijo que lo de Cobos era una falta ética grave. Y el vicegobernador de la Provincia de Buenos Aires, Alberto Balestrini, lo acusó directamente de desestabilizar al Gobierno central. Mientras tanto, el Cleto, con su clásico perfil bajo y sus modos nada exuberantes, sigue tejiendo la red con la que en algún momento puede salir a cazar mariposas. La verdad que es raro, es como si el cura que está dando la misa tuviese un monaguillo judío. Mientras tanto, sigue midiendo bien, aunque uno se pregunta qué se mide ¿El traje para presidente?

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.