access_time 00:18
|
14 de junio de 2007
|
|
PRIMERA CÁMARA DEL CRIMEN

Condenas de 8 y 18 años por una violación

Dos hombres abusaron de una mujer de 32 años. Uno de ellos la raptó luego de intentar robarle.

    Cualquier violación es aberrante, pero la que se juzgó durante tres días en la Primera Cámara del Crimen tuvo características atroces. Ricardo Darío El Chori Vega deberá pasar 18 años tras las rejas, mientras que Raúl Ariel Bendelec fue sentenciado a 8 años de prisión, ambos por violar a una mujer de 32 años, luego de que uno de ellos la raptara en el Parque O’Higgins cuando la víctima se dirigía al geriátrico donde trabajaba. El agresor intentó primero robarle.

    Al descubrir que la víctima no tenía dinero, se enfureció y la llevó hasta una casa que se encuentra a dos cuadras del Acuario Municipal, lugar donde Bendelec se encontraba durmiendo. Tres días de ardua deliberación y de varias testimoniales fueron necesarios para que el tribunal presidido por Julio Carrizo e integrado por Lilia Vila y Víctor Hugo Comeglio tomara la determinación de otorgar las duras condenas a los dos violadores, a pesar de que Viviana Moricci, fiscal de Cámara, solicitó trece años de prisión efectiva para El Chori y ocho para Bendelec.

LOS VEJÁMENES JUZGADOS. Los terribles abusos sucedieron el 1 de julio del 2006 y la odisea de la mujer comenzó frente al Acuario Municipal, ubicado en el Parque O’Higgins. Minutos antes, la víctima había descendido de un micro de la línea 20 en la esquina de O’Brien y Alberdi de Guaymallén y comenzó a caminar rumbo a su trabajo, el geriátrico situado en Entre Ríos 555 de Ciudad.

    Pero, antes de llegar al hogar de ancianos, la joven fue abordada por Vega, quien le exigió que le entregara todo el dinero que llevaba en su cartera. Como la mujer no tenía plata ni ningún objeto de valor, le ofreció al ladrón únicamente una tarjeta Mendobus y unos cuantos cigarrillos, elementos que Vega no aceptó. Así las cosas, El Chori se enfureció, tomó de los pelos a la víctima y la condujo hasta una vivienda cercana, ubicada en Olascoaga 79 de Guaymallén.

MÚLTIPLE VIOLACIÓN. Cuando llegaron a la propiedad, Vega arrojó a la joven sobre una tela que había en el patio, le sacó la ropa interior y la accedió carnalmente vía vaginal, indica el expediente. Luego, la trasladó a un colchón que estaba al lado y en ese lugar la obligó a practicarle sexo oral. Pero el agresor no se conformó con las inescrupulosas violaciones que ya había cometido y obligó a la víctima a trasladarse hasta la única habitación de la casa, donde Bendelec se encontraba durmiendo. El Chori intimó nuevamente a la mujer a que se acostara sobre un colchón que había al lado de la cama, lugar donde volvió a penetrarla vía vaginal.

    Luego, Vega despertó a Bendelec y lo invitó con la fresa: “Vení, probá”, por lo que el hombre se bajó de la cama y abusó de la víctima mientras Vega la manoseaba. Luego, El Chori la violó por tercera vez, mientras Bendelec la manoseaba. Después de los horrorosos vejámenes, la mujer aprovechó que los dos hombres se quedaron dormidos y, tras vestirse, escapó de la vivienda y llegó hasta el geriátrico, donde la dueña del hogar dio aviso a la policía y al Servicio Coordinado de Emergencias.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.