access_time 14:41
|
4 de diciembre de 2018
|
Tribunales

Condenaron a Luque a 24 años por el crimen de Johana Chacón

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1543945461490Luque-24.jpg

La sentencia llegó a más de seis años de la desaparición de la adolescente de 13 años. Pese al pedido de perpetua de la fiscalía y la querella por homicidio criminis causa, los jueces se inclinaron por el homicidio simple. Además, unificaron la pena con la de Soledad Olivera, por lo que alcanzó un total de 32 años de cárcel.

La sala 4 del subsuelo del Fuero Penal Colegiado se encontraba prácticamente repleta este martes, como pocas veces se la había visto. Se notaba cierto nerviosismo en el ambiente, y los abrazos para fortalecerse para lo que se venía no escaseaban. Es que se estaba esperando la sentencia de un caso que conmovió a la provincia y que tardó seis años en llegar a esa instancia: la Justicia estaba a punto de esclarecer la causa que investigó la desaparición de Johana Chacón, ocurrida en setiembre del 2012.

Tras una espera que parecía eterna, el tribunal, integrado por los jueces Gonzalo Guiñazú, Rafael Scott y Aníbal Crivelli, ingresó al recinto y se procedió a la lectura de la sentencia. Mariano Luque, ex cuñado de la menor, fue condenado a 24 años de prisión por el delito de homicidio simple.

Además, decidieron unificar la pena con la sentencia de Soledad Olivera, por lo que alcanzó un castigo de 32 años de cárcel por dos homicidios simples en concurso real. Los cadáveres de ambas víctimas nunca fueron encontrados.

Más allá de que el acusado fue finalmente hallado culpable del asesinato de la estudiante, gran parte de los presentes aguardaba una pena mayor, entre ellos, familiares de Chacón e integrantes de movimientos sociales.

Es que, tanto la fiscalía, representada por Alejandro Iturbide, como los querellantes Fernando Peñaloza, Viviana Beigel y Pablo Salinas, habían solicitado la prisión perpetua para Luque durante los alegatos.

La razón para inclinarse por la pena máxima era que durante el desarrollo del debate y la pesquisa se habían incorporado pruebas que develaban las razones por las cuales Luque había terminado con la vida de Johana.

Uno de los elementos fue una remera de la menor que fue secuestrada, en la que se halló semen del acusado. Ante esto, se desarrolló la hipótesis de que Luque asesinó a su ex cuñada para tapar los abusos que cometió contra ella. Esa misma situación le había comentado la estudiante a sus compañeras de escuela, previo a dejar de ser vista.

Por su parte, existían las sospechas de que Luque había decidido matar a Johana porque esta conocía cuál había sido el final de Soledad Olivera. Por ende, los investigadores entendían que ultimó a la adolescente para lograr la impunidad en el otro hecho de sangre.

Esa hipótesis se elaboró a partir de una declaración que realizó Beatriz Chacón, hermana de la víctima, quien aseguró que el 4 setiembre del 2012 Johana salió de la escuela y llegó hasta la finca donde vivía, ubicada sobre calle 4.

Momentos después, apareció Luque y la sorprendió colocándole una soga en el cuello y la ahorcó. Al mismo tiempo, le gritaba a Beatriz que se fuera, Johana se orinó y cayó inconsciente.

Según Beatriz, Luque se llevó el cadáver en una angarilla hasta unos hornos donde quemaban animales muertos de la finca, le prendió fuego y lo enterró. Luego, habría retirado los restos y se los llevó hasta otro lugar.

A partir de esos dichos, en pleno debate se desarrolló una búsqueda de restos óseos en la finca de administrada por los Curallanca, que desembocó en el análisis de una serie de huesos que fueron encontrados en una churrasquera de la propiedad, días después de la desaparición de Chacón, y que nunca habían sido analizados. Especialistas peritaron esos restos y determinaron que pertenecían a una mujer de entre 11 y 18 años, pero no pudieron establecer si eran o no de Johana.

Más allá de esos elementos que sostenían los motivos que podía tener Luque para asesinar a la víctima, los jueces no consideraron esas versiones y desestimaron el homicidio criminis causa. Ahora, la fiscalía y la querella deberán aguardar a que se ventilen los fundamentos de la sentencia para conocer las razones por las que los jueces se inclinaron por el homicidio simple.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.