access_time 11:22
|
2 de mayo de 2007
|
|
TRIBUNALES FEDERALES

Condenan a escribano que falsificaba firmas

Jorge Toum recibió la pena de dos años y medio de prisión en suspenso. Inventaba rúbricas para los formularios 08 de compra-venta de autos

    Dos años y medio de prisión en suspenso. Esa es la pena que deberá pagar el escribano que falsificaba las firmas de los dueños de vehículos en los formularios 08, para vender sus autos. Además, el condenado, Jorge Rubén Toum, de 49 años, tendría alrededor de diez causas más en proceso de instrucción en la Justicia federal por el mismo proceder.

    El escribano fue denunciado por varios encargados de las secciones del Registro Nacional de la Propiedad del Automotor, quienes hallaron notables diferencias entre las firmas de los dueños de los autos que figuraban en los formularios 08 y los que tenía la entidad en sus legajos. El Tribunal Oral Federal Nº1 encontró culpable a Toum de siete delitos de falsedad ideológica, tipificados en el artículo 293 del Código Penal, que prevé una pena de entre uno y seis años de prisión.

LAS AVIVADAS. Todas las acusaciones fueron presentadas en el 2000. La primera de ellas la hizo una autoridad del Registro Nº11, dando cuenta de que una señora se había presentado en el organismo con un trámite de transferencia firmado por una persona que ya estaba muerta desde hacía mucho tiempo. Dicha rúbrica había sido certificada por Toum pero unos días antes de que esta mujer asistiera a realizar los trámites de su nuevo auto. Tras esto, con el correr de los días, al condenado se le siguieron sumando causas en la Justicia federal por el mismo delito.

    Así fue que el hombre llegó a juicio por la acumulación de ocho casos iguales, separados en tres expedientes e instruidos por sendos fiscales federales. Para una de las fiscales que instruyó cinco de los casos denunciados, “resultó llamativo que el escribano Toum haya certificado falsamente al menos cinco firmas. Ello es, sin duda, altamente indicativo de que las certificaciones falsas no consistieron un hecho aislado, por el contrario, la cantidad de hechos demuestra a las claras la intencionalidad de Toum”.

    Otro de los casos fue denunciado por el encargado de la Seccional 12ª del Registro Nacional del Automotor, quien acusó a Toum de falsificar la firma de los integrantes de matrimonio en un documento 08, quienes figuraban como vendedores de un rodado. El personal de esa repartición notó diferencias graves entre los trazos de la firma de los vendedores que estaban estampadas en la solicitud 08 y la rúbrica que les figuraba en el legajo. Toum también fue condenado por la denuncia de un particular.

    Este suceso fue puesto en evidencia luego de que un hombre entregó a una concesionaria de motos su ciclomotor para que fuera vendido. Pasaron los meses y esta persona no obtenía noticias sobre lo que había sucedido con su vehículo, por lo que decidió comunicarse con el dueño de la agencia, lo que fue en vano. El propietario del comercio nunca respondió sus llamados. Las puertas del local ya habían sido cerradas al público en octubre del 2000 y la concesionaria ya no existía.

    Pero, aproximadamente entre octubre y noviembre de ese año, el dueño de la moto recibió a una persona en su casa, quien le manifestó que había comprado el ciclomotor y que necesitaba hacer la transferencia a su nombre, a lo que el propietario de la moto de escasas cilindradas respondió negativamente. El denunciante asistió de inmediato al Registro de Motovehículos B y descubrió que el rodado que había entregado a la concesionaria no era más de él. Estaba a nombre, casualmente, de la persona que había ido hasta su domicilio. Cuando solicitó en la entidad los comprobantes de compra-venta, observó que su firma había sido falsificada y que el escribano Toum había certificado la rúbrica.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.