access_time 02:57
|
5 de octubre de 2006
|
|
TRIBUNALES

Condenan a cinco años al policía que mató a un cadete

Se dio ayer la sentencia de la Quinta Cámara del Crímen, que condenó a Maximiliano Hemmerling por matar a Milton Gurrieri en enero del 2005.

    Luego de tantas idas y venidas, tras el pedido de recusación al camarista Rafael Escot solicitado por la defensa, luego de considerar que el magistrado mostró parcialidad en el desarrollo de la primera jornada del debate, se reanudó ayer el juicio por el asesinato del cadete de farmacia Milton Gurrieri, ocasionado por el policía Maximiliano Hemmerling. La Quinta Cámara del Crimen condenó al uniformado a cinco años de prisión efectiva por el delito de homicidio simple y a diez años de inhabilitación profesional.

    El suceso que derivó en la muerte de un joven trabajador de farmacia se produjo el 21 de enero del 2005 en la sucursal ubicada en Ozamis y Palma de Maipú, cuando al efectivo policial se le escapó de manera accidental un tiro de su pistola 9 milímetros. Parecía ser que la resolución del tribunal no podía esperar más, y es por eso que recién ayer en la tarde, luego de haberse desarrollado el debate durante todo el día, los tres magistrados, Escot, Laura Gil de Chales y Gonzalo Guiñazú, terminaron dictando sentencia a Hemmerling.

    Las declaraciones de los testigos que se presentaron ayer en el primer piso de Tribunales no variaron demasiado en cuanto a contenido se trata, respecto a lo que habían manifestado en el primer día del juicio otras personas que testificaron. Todos coincidieron en que el policía “jugaba” con su arma todos los días y que “era sabido que en cualquier momento iba a haber alguna muerte”, relató uno de ellos ante el tribunal.

    Tras saberse la condena, varios familiares de Gurrieri reaccionaron muy mal por entender que la sentencia era sumamente pequeña en relación al daño causado y en función a lo que la querella pedía –diecisiete años de prisión– pero los argumentos no se conocerán hasta mediados de la semana próxima. En el pasillo, cuando trasladaban a Hemmerling, una botella refiló su cabeza, impactando de lleno en un vidrio, aparentemente arrojada por la familia Gurrieri al sentir impotencia.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.