access_time 19:38
|
27 de marzo de 2007
|
|
SEGUNDA CÁMARA DEL CRIMEN

Condenado a diez años por matar con un arma tumbera

Un joven de 21 años recibió esa pena al ser hallado culpable del crimen de Eduardo Ramón Sosa, ocurrido el 1 de marzo del 2004 en Corralitos. Tras una gresca, el sentenciado disparó el arma de fabricación casera contra la víctima, dándole en el abdomen

    “No me interesa la condena. Lo único que quiero es que le saquen fotos para que quede escrachado, porque nadie le va a devolver la vida a mi hijo”. Resignada y con pocas ganas de hablar sobre el caso, Evangelina Ramona Aguilera, madre de un joven de 19 años asesinado el 1 de marzo del 2004 en Corralitos, se preparó, ayer a las 11.30, para escuchar la sentencia de la Segunda Cámara del Crimen contra José Elías Moreno. Así fue que, después de una corta deliberación de los magistrados, el matador fue condenado a diez años y ocho meses de prisión por apretar el gatillo de una escopeta tipo tumbera contra Eduardo Ramón Sosa, quien recibió el impacto en el abdomen y murió desangrado a pocas cuadras de su casa.

    Los jueces Roberto Uliarte, José Valerio y Roberto Yanzón resolvieron que una decena de años en prisión era la condena justa para Moreno, a pesar de que la querella solicitó, durante el desarrollo de los alegados, una pena mucho mayor: veinte años. Lo cierto es que la carátula de homicidio simple agravada por el uso de arma de fuego, tal como leyó la relatora de Cámara durante la sentencia, fue lo que llevó a Moreno a engrosar la lista de reos de las penitenciarías locales.

SIN SENTIDO. Las 0.30 de la fecha citada fue la hora exacta en la que comenzó la discusión entre Moreno y el joven Sosa. De todas formas, no quedó demasiado claro el motivo de la misma, aunque intentaban resolver algún problema. Después de unos minutos de agresiones verbales, en la calle Vendimiadores del barrio San Vicente 1 de Corralitos, en Guaymallén,Moreno sacó de entre sus ropas una escopeta de elaboración casera y apuntó en la sien del joven Sosa, quien, aterrorizado, sólo atinó a quedarse inmóvil. En ese momento, apareció una tercera persona, Andrés Merlo Corrente, quien logró calmar a Moreno momentáneamente.

    La discusión siguió su curso por unos minutos más e, inclusive, otras personas quisieron terminar con la gresca pero Moreno decidió culminarla disparandole en el abdomen a Sosa. La víctima cayó desplomada en la vereda y el agresor corrió desesperadamente, antes de que varios de los testigos avisaran al Comando Radioeléctrico lo que había ocurrido. Tras la llegada de una ambulancia, el joven Sosa fue derivado al Hospital Central. Sin esperanzas, los médicos constataron que había llegado sin vida. Cuatro días después del hecho,Moreno fue apresado en la casa de sus padres, en el loteo Grilli de Corralitos

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.