access_time 15:09
|
14 de noviembre de 2012
|
|

Judiciales

Con un gran operativo de seguridad, comenzó el juicio contra el "Gato" Araya

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/274/770/000274770-201211juicio_2285780.jpg

El proceso judicial busca esclarecer el asesinato de Eduardo Exequiel Salas, ocurrido el 4 de enero del 2010 en el Barrio La Gloria.

Este miércoles comenzó el juicio que busca esclarecer el asesinato de Eduardo Exequiel Salas, ocurrido el 4 de enero del 2010 en el Barrio La Gloria. Los imputados son Marcelo "El Gato" Araya (36), enemigo del Daniel Aguilera, ex jefe de la barra brava de Godoy Cruz; y Héctor "El Hueso" Morales.

En Tribunales se montó un fuerte operativo en manos de efectivos policiales y personal penitenciario, ya que Araya se encuentra purgando una condena de 20 años por un robo agravado, que finalizará en noviembre del 2016.

Ambos están imputados por homicidio con varios agravantes, entre ellos el uso de un arma de fuego. La diferencia es que Araya está acusado como el autor intelectual del hecho, en tanto que Morales sería quien efectuó el disparo fatal.

En el comienzo del debate, el Tribunal presidido por Gonzalo Guiñazú, junto con Rafael Scot y Laura Gil de Chales, se escucharon los testimonios de tres personas. Entre ellas estuvo Leonardo Gastón Cornejo, quien también es víctima del hecho que terminó con la vida de Salas y es el único testigo presencial.

Este jueves continuará el proceso con dos testigos más de suma relevancia, ya que se trata de peritos que seguramente explicarán las escuchas telefónicas que realizaron en los teléfonos celulares de los imputados.

"Me pegaron, me pegaron"

Entre las 17 y las 18, Exequiel Salas pasó buscar en un Ford Falcon color rojo a Leonardo Cornejo, quien reside en el Barrio Tres Estrellas, de Godoy Cruz.

"Fuimos a cargar GNC al auto y volvimos al Barrio La Gloria. Ahí aparecieron dos personas en una moto y nos empezaron a disparar desde atrás", relató Cornejo. Inmediatamente, el joven se escondió debajo del torpedo del auto, pero su compañero no corrió la misma suerte. "¡Me pegaron, me pegaron!", comenzó a gritar Salas.

Segundos después se desvaneció y, ya que era el conductor, el rodado perdió el dominio y comenzó a circular en contramano. En ese momento, Cornejo vio que la moto gris de 110cc pasaba por al lado del auto.

Le sacó las llaves al vehículo para detenerlo y se bajó, viendo que a 50 metros de distancia se habían detenido los agresores, aunque en ningún momento alcanzó a identificarlos. "Eran robustos y de atrás tenían el pelo corto", fue el único dato que pudo brindar.

Siguiendo la línea de su relato, comenzó a conducir su auto para trasladar al herido al Hospital Paroissien, aunque sufrió un desperfecto técnico y le tuvo que pedir a un heladero que estaba en el lugar, llamado Darío, que los asistiera.

Sin embargo, Exequiel Salas perdió la vida en el nosocomio debido a la grave herida que le produjo en los órganos vitales el disparo. En tanto que Cornejo también sufrió una lesión menor, ya que una bala rozó su espalda a la altura cervical.

El testigo conocía desde hace tiempo a uno de los imputados, el Hueso Morales, ya que era su concuñado. Por esto, se animó a descartar que él fuera uno de los sujetos que les disparó. "Morales es flaco y las personas eran robustas. Si hubiera sido él, yo lo reconozco", alegó.

Los otros testimonios

La segunda testigo fue Nancy Allabay, madre de Cornejo, quien coincidió con el relato de su hijo sobre el hecho. "Nunca supe quiénes eran los que disparaban aunque algunos meses después la gente del barrio comentaba que había sido el Hueso", indicó, aunque la defensa aludió que esto fue luego que los medios de comunicación "escracharan" a los imputados.

"Nunca vimos que el Hueso tuviera problemas con nadie", agregó luego la mujer.

Menos claro fue el relato de Andrés Salas, hermano de la víctima fatal, quien se mostró poco explicativo y aseguró no tener idea del motivo por el cual lo asesinaron. "Teníamos una relación buena, pero no era confidencial", dijo, pese a que Exequiel trabajaba con él en una rotisería.

Lo único que cuestionó a Cornejo fue "por qué nunca lo llevó al hospital. No me supo responder eso".

El hecho

El crimen ocurrió el 4 de enero del 2010, cerca de las 19, en la manzana H del Barrio La Gloria.

Exequiel Salas conducía un Ford Falcon en compañía de Leonardo Cornejo cuando una moto con dos sujetos los alcanzó y comenzó a dispararles.

Producto de la balacera, Exequiel Salas recibió un tiro en el pecho que lo hirió gravemente, causándole la muerte minutos después en el Hospital Paroissien. En tanto que Cornejo recibió una herida leve en la espalda.

La investigación alcanzó a determinar, mediante escuchas telefónicas, que el Hueso Morales era el acompañante de la moto y efectuó los disparos. En tanto que el Gato Araya era quien mandó a matar a la víctima.

El crimen ocurrió en el marco de un enfrentamiento entre bandas de la zona, donde uno de los referentes antagónicos a Salas sería Daniel "El Rengo" Aguilera. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.