access_time 20:51
|
30 de enero de 2007
|
|

Con un Goya en las manos

La cinta de Doria fue reconocida como mejor película extranjera.

   El filme argentino Las manos, de Alejandro Doria, obtuvo el domingo el premio Goya como mejor película extranjera hablada en español, en la XXI edición de ese festival celebrada en Madrid, en la que estuvieron el realizador y Jorge Marrale y Graciela Borges, protagonistas del largometraje. Asimismo, El ratón Pérez, que en España se tituló Pérez, el ratoncito de tus sueños, resultó premiado como mejor largometraje de animación, reafirmando el éxito de público que tuvo en Argentina en las vacaciones de invierno del 2006.

   Las manos, estrenada en nuestro país en noviembre del 2006 y máxima ganadora en la entrega de los premios Sur (y que, además, fue reconocida en el último Festival de La Habana), narra la historia del sacerdote italiano Mario Pantaleo, interpretado por Jorge Marrale. El actor es acompañado por Graciela Borges como una feligresa que tiene una relación muy especial con su iglesia, en la que el cura es venerado como un santo viviente por la capacidad milagrosa de curar enfermedades con la sola mediación de sus manos.

   Esta película se impuso a la boliviana América visa, la chilena En la cama y la colombiana Soñar no cuesta nada, las que habían concurrido con grandes esperanzas a la contienda. Los protagonistas recibieron la distinción de parte de Pilar Bardem y del argentino Ernesto Alterio, tras lo que Marrale aseguró que se trata “de una película sobre la esperanza que ha sembrado en nosotros la esperanza”.

   Marrale y Borges festejaron la premiación y supusieron que es un excelente trampolín para que la película de Doria “sea estrenada como se merece” en España, un mercado en el que el cine argentino pisa fuerte desde hace muchos años. Este Goya –premio conocido como el Oscar español– reafirma a Argentina como el país que más distinciones recibió en la categoría mejor película a lo largo de la historia del festival y trae a la memoria el caso de Iluminados por el fuego, de Tristán Bauer, premiada en el 2006.

   La figura de Mario Pantaleo, el sacerdote italiano que hizo su obra en Argentina y murió en agosto de 1992, es venerada como la de un hombre cuya fe hacía verdaderos milagros, a pesar de su carácter duro y contestatario.“Creo que en los tiempos que vivimos esta es una película que puede ser calificada de necesaria, ya que el padre Pantaleo se sentía guiado por los misterios de la fe y poseía poderes para diagnosticar y sanar enfermedades a través de la imposición de manos”, dijo Doria en una entrevista con Télam.

   Sin embargo,“no es la biografía del padre Mario”, explicó, para luego precisar: “Trata de episodios relacionados con su actitud de vida y creo que guarda el espíritu de un hombre que luchó por crear un lugar donde levantar una obra social para ayudar a los niños, los pobres, los viejos y los discapacitados. Algo que, lamentablemente, no se ve muy seguido o por lo menos no sale a la luz para que todos lo conozcan”.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.