access_time 12:31
|
11 de noviembre de 2009
|
|
TRIBUNALES LOCALES

Con un acusado, el juicio por la violación y el crimen de Yanel Serapio arranca hoy

A Hugo González le dio positivo el cotejo de ADN. Habría abusado y estrangulado a la joven en Lavalle. Lo atraparon con el celular de la víctima

    La violación y posterior homicidio de la joven Yanel Serapio parecía que se encaminaba a la impunidad. Sucedió en Lavalle en agosto del año pasado, y durante seis meses hubo acusados que luego recuperaron la libertad al comprobarse su inocencia. La joven de 16 años fue agredida sexualmente cuando regresaba de la escuela en el distrito La Pega y la asesinaron, estrangulándola con la correa de su mochila. El fiscal especial que tomó las riendas de la pesquisa, Luis Correa Llano –hoy camarista–, tenía dos evidencias claves para esclarecer el hecho: los restos de semen hallados en el cadáver de la chica y el celular que le habían sustraído durante el ataque.
    Tras más de 180 días sin culpables, el 21 de febrero de este año se detuvo a cuatro personas que tenían el aparato de telefonía. Con las capturas, sólo faltaba realizar el cotejo de ADN. Era la única esperanza para saber quién había cometido el asesinato. Tras pocos días de espera, llegó el resultado de la comparación y el resultado fue positivo para uno de los sospechosos. Así fue que Hugo Darío González Vera, de 29 años, se trasformó en el único acusado de dar muerte a la joven estudiante. Hoy en la Primera Cámara del Crimen, a poco más de un año del hecho, González Vera se sentará en el banquillo de los acusados para responder por tres pesados delitos que lo depositarían más de tres décadas en una celda: homicidio agravado, robo agravado y abuso sexual agravado. Si lo jueces lo hallan culpable, la pena máxima sería prisión perpetua, es decir, deberá esperar 35 años para solicitar la libertad condicional. El tribunal que liderará el proceso oral –no sería público– estará conformado por los jueces María Lilia Vila, Julio Carrizo y Víctor Hugo Comeglio. En tanto, la fiscalía de Cámara estará representada por Francisco Javier Pascua.
TREMENDO. El crimen de Yanel sacudió a los lavallinos. La tarde noche del 21 de agosto del año pasado, la joven nunca llegó a su casa del callejón Chacón, en la localidad de La Pega. Como todos los días, desde su vivienda, recorría tres kilómetros en bicicleta, dejaba el rodado en la casa de una vecina y se tomaba el colectivo para llegar al establecimiento Alicia Moreau de Justo, en el centro de Lavalle. Pero el día citado, la familia se quedó esperándola hasta tarde. Al no arribar, creyeron que se había quedado en la casa de una hermana. Sin embargo, al día siguiente, la familia salió a buscarla. Sus papás y algunos amigos fueron hasta la casa de la vecina donde dejaba la bicicleta, pero esta les dijo que la había visto por última vez durante el atardecer, cuando tomó la bici para retornar a su casa.
    La preocupación se apoderó de los familiares y fueron hasta la Comisaría 17ª para radicar la denuncia por la desaparición. Según la parentela, faltó iniciativa de parte de los efectivos de la seccional para buscar a la chica, y ellos mismos recorrieron la zona donde fue vista por última vez para encontrarla. Un par de días después, la familia se enfrentó a la peor de las noticias cuando hallaron el cadáver de Yanel, semidesnudo y al rayo del sol. Llevaba más de 48 horas sin vida y, de inmediato, dieron aviso a la policía. El fiscal Correa Llano se hizo cargo de la pesquisa y, en un primer momento, ordenó la detención de quien era el novio de la muchacha y su hermano. Pero el estudio de ADN dio negativo y Fernando y Frank, respectivamente, recuperaron la libertad. Los meses pasaron y los investigadores dieron con el celular de Yanel. Lo tenían cuatro personas que fueron detenidas. Se les extrajo sangre para un cotejo de ADN y a González Vera fue a quien le dio positivo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.