access_time 09:26
|
5 de febrero de 2019
|

Comunicación como recurso o excusa

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1546858265888mendotran4.jpg

La comunicación en política está sobreestimada. Se le da más importancia de la que realmente tiene. O, en todo caso, es una buena excusa para explicar fracasos de gestiones o grandes tropiezos.

“Hubo fallas de comunicación” es una frase que aparece de manera reiterada cuando, en realidad, el problema estuvo a la hora de tomar decisiones.

Incluso así, tiene un valor que no debe ser menospreciado, sobre todo, para no repetir errores. Un caso que puede servir como testigo es el del Mendotran, el nuevo sistema de transporte público de Mendoza. Aquí sí la forma de dar a conocer los cambios era clave, y no se tuvo en cuenta o no se encaró de manera efectiva.

Cuando se aplican medidas que provocan grandes cambios, el mensaje tiene que ser claro, sencillo y concreto. Y no dejar espacio a la libre interpretación del destinatario. Si no, es justamente allí cuando se abren las grietas.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.