EEUU vuelve a conmocionarse por otro tiroteo en una escuela
access_time 12:00
|
30 de abril de 2007
|
|
INSEGURIDAD

Comprar robado, una tarea muy fácil

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/186/242/000186242-20111220070430_03_1318801.jpg

En un recorrido por el mercado del usado comprobamos que la compra-venta de artículos robados sigue vigente y nadie hace nada por frenarlo. Al ingreso, un policía; adentro, una mafia

    El mercado de lo robado sigue con vida. No así Laura Abonassar, quien fue asesinada por delincuentes que se hacían de plata gracias al negocio de lo mal habido. Desde el Ministerio de Seguridad anunciaron unificar la fuerza policial e incrementar los controles pero, al parecer, no pueden desarmar el circuito de la compra-venta de objetos robados. Ahora, siéntese y lea cómo, en una tarde, conseguimos hacer los contactos necesarios para que, en la madrugada del miércoles, nos entreguen la puerta de un Peugeot 307, el mismo modelo del auto que le robaron a Laura, por tan sólo 150 pesos.

ENTRADA. En el ingreso al mercado del usado, que está cercano al cementerio Parque de Descanso de Guaymallén, hay un policía de azul y con arma. Seguramente está sacando horas de recargo, porque demasiado no hace. Es más, si no estuviera, no habría diferencia. Adentro se consigue cualquier cosa y, si uno es un poco más jugado, puede hacer buenos contactos para vender o comprar cualquier artículo.

    En las tres calles invadidas de pseudocomerciantes puede verse, a uno y otro lado, gente ofreciendo repuestos usados o cubiertas. Nos acercamos para charlar con estos vendedores, a ver hasta dónde se puede llegar. Queríamos una puerta de un 307, todo un desafío. “Acá no tengo pero un tipo me va a traer para el fin de semana que viene una lista con todo lo que me consigue y los precios. Venite, que seguro te lo tengo”. Seguimos caminando unos metros más y dimos en el blanco. Un pibe de remera roja y gorrita atendía en otro de estos puestos de autopartes usadas. Después de hablar un rato con él, tiramos el anzuelo.

    “Mirá, estoy buscando una puerta de 307. ¿Cómo hago?”. El flaco nos aparta del puesto y nos sumergimos en medio del gentío, Nos dice: “De 206 y 307 tengo lo que quieras: guardabarros, paragolpes, puerta, diferencial. ¿Viste el desarmadero La Carpa? Venite a la madrugada, tipo 3 o 4, y te la llevás. Por la puerta, con 150 pesos, vamos”.

    Lo cierto es que La Carpa, ubicado en uno de los márgenes del Acceso Este, está clausurado desde hace un tiempo. Pero, a pesar de las fajas de veda, continúa funcionando en la clandestinidad, cosa que parece desconocer la policía, tan absorta en sus internas. Además, conseguimos un par de cubiertas nuevas para 307 a 70 pesos el par. Toda una ganga.

ESTÉREO. Como al auto lo queremos con música, logramos hacer contacto para permutar un estéreo mal habido por uno con MP3. Eso sí, el robado tenía que ser de marca. un cliente negociaba con el tipo de los estéreos. “Yo soy el que tiene todo”, reía, orgulloso, el gordo comerciante. El muchacho y su chica querían sólo el frente de un estéreo Pioneer. “Es jodido, pero te lo consigo por unos 400 mangos”, le confió el hombre. La historia no acaba acá, sino que hasta cable y cobre robado se puede meter en este gran mercado sin control. Pagan once pesos el kilo de cobre y el de cable telefónico o eléctrico, “por tirones mayores a los cinco metros”, ocho pesos.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.