access_time 09:29
|
11 de enero de 2010
|
|

Compadre

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/021/134/000021134-200909jorgesosajpg.jpg

Se puede sostener que, después del amor, la amistad es el escalafón máximo en la jerarquía de afectos que todos tenemos.

Se puede sostener que, después del amor, la amistad es el escalafón máximo en la jerarquía de afectos que todos tenemos. Ser amigo de alguien es ser lo máximo que un ser humano puede ser con otro, por eso, el refrán dice: “Para hacer los amigos se eligen los mejores trozos de libertad”. Y hay otros: por suerte, la amistad no se fabrica en serie, sigue siendo una cuestión artesanal. Un solo amigo puede derrotar a ejércitos de soledad. En el diccionario de la amistad, la palabra adiós es un barbarismo. Sin embargo, acá, en Cuyo, hay un escalón más arriba: el compadre. Para la formalidad, compadre es el padrino de nuestro hijo, de ahí viene el nombre: compadre, socio de los padres, aliado de los progenitores en la atención del culillo. El ahijado es el hijo de otro que se toma como propio, de ahí el ahijado, el “a” como prefijo de unión. Para la formalidad, el compadrazgo se obtiene con el bautismo. En Mendoza no es necesario: aquí, el compadre es alguien a quien uno siente más que amigo, ese en quien confiar, a quien confesarle sus ilusiones y fracasos, ese a quien uno no solamente le confía los hijos, sino la familia entera, incluyéndose, porque sabe que, cualquiera sea la circunstancia de dolor o de alegría, el compadre le va a responder. No puede haber tonada sin compadre ni confesión sin compadre ni brindis sin compadre, ni siquiera, un día sin compadre. El compadre está presente en esa sonrisa que se puso a recordar y en esta otra sonrisa que se pone a planear el futuro. Es el compinche con el que nos premió la vida. Pueden haber oficios dignos en Cuyo que a Cuyo representen, el del tomero, el de puestero, el contratista, el vendimiador, el maestro rural, tantos, pero dentro de todos los oficios, no hay oficio más digno que el de compadre. Pienso que deberíamos organizar el festival del compadre, como un canto colectivo a la amistad. Tal vez en ese festival queden bien los siguientes versos: Yo soy de la tierra arena que en el Cuyum se hace madre tengo por casa el abrazo tengo de vino la sangre y por todo nombre tengo el buen nombre de compadre.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.