En vivo: el eclipse parcial de luna

access_time 16:57
|
5 de julio de 2019
|
¿Una prueba difícil?

¿Cómo vivir el sexo post separación?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/156235589081512.jpg

El encuentro sexual con otra pareja suele generar temores y expectativas.

Cuando se hace público el nuevo estado de soltería llegan numerosas opiniones y consejos con las mejores intenciones. Básicamente, hay dos posturas. Una que sugiere un periodo de duelo, descanso y reflexión para desmenuzar los por qué y analizar en detalle las causas, para evitar volver a tropezar de nuevo en la misma piedra. Otra teoría se deja llevar más por el dicho: “Un clavo saca otro clavo”.

"Después de un proceso de separación surgen muchas inseguridades tales como: ¿voy a rendir bien en la intimidad con esta nueva persona?, ¿voy a ser capaz de sentir placer en las relaciones?, ¿voy a lograr tener un orgasmo?”, plantea la experta en sexualidad y directora del Centro Mi intimidad, Odette Freundlich.

“Por la ansiedad, puede ocurrir que se dé poco tiempo para el primer encuentro íntimo y tal vez la mujer no va a tener la lubricación suficiente y puede experimentar dolor en la penetración o eventualmente no va a alcanzar el orgasmo”, explica.

Por su parte, para la médica sexóloga Elsa Astolfi “no hay una receta porque las situaciones pueden ser muy diferentes según la edad que se tenga en el momento de la separación, si la experiencia previa de pareja fue positiva o no, y si hay hijos. Además, las expectativas que cada uno puede tener para el ‘después’, también son muy personales”.

Si fue el otro quien decidió ponerle fin a la relación, la cuota de sufrimiento puede ser más grande o, también, un alivio.

“Lo importante es tener la certeza de que haberse divorciado fue lo correcto”, asegura Marta Rajtman, sexóloga de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana. Hay distintos tipos de vínculos dentro del matrimonio que pueden ser más o menos dependientes y con mucho o poco tiempo de permanencia. En general, “los más jóvenes suelen tener menos restricciones. Hay menos vergüenza y menos juicio sobre el propio cuerpo, más soltura para encarar el primer encuentro sexual en esta nueva etapa”, apunta Rajtman.

En la práctica

En la Universidad de Missouri, Lynne Cooper realizó un estudio sobre motivación y conducta después de una ruptura amorosa con 170 estudiantes que acababan de finalizar una relación sentimental duradera. En el primer mes de investigación encontró que un 35 por ciento de la muestra había recurrido al sexo como estrategia para combatir la tristeza y olvidar al ex; y un 25 por ciento de este grupo había utilizado el sexo como venganza hacia su antigua pareja.

El resultado fue el esperado, los estudiantes que no habían tomado la decisión de poner punto final a la relación (es decir 'los dejados') mostraban mayor propensión a ese sexo “de repuesto” debido a la carga de ansiedad ocasionada por la ruptura. Sin embargo, fue más curioso que los estudiantes que optaban por el sexo para superar la ruptura continuaban saltando de pareja en pareja incluso cinco meses después del final de relación.

Según las conclusiones de la investigación, el sexo no cura un corazón roto. De hecho, la psicología lo tipifica como conducta desadaptativa para enfrentarse a la ansiedad, el sentimiento de soledad y abandono causados por la ruptura. Incluso, en algunos casos se corre mayor riesgo de quedarse anclados en el dolor y en la relación con el ex.

“Lo ideal es que los encuentros sexuales vayan combinados con afecto, cariño y respeto, además de aprender a ser responsables de nuestro propio placer, para poder guiar a nuestra pareja”, resalta Freundlich, la especialista en sexualidad.

Para enfrentar los cambios y encarar nuevamente una relación, Elsa Astolfi recomienda: “Una actitud positiva, con alegría y, sobre todo, sin miedo. El miedo al cambio es el miedo a lo desconocido cuando muchas veces eso desconocido puede ser lo mejor que nos puede pasar”. Y continúa: “Aunque parezcan externas, las barreras las ponemos nosotros mismos y sólo nosotros las podemos eliminar, a veces con la ayuda de la psicoterapia”.

Por eso, lo importante ya desde la primera cita es ver el propio deseo. Y no es necesario someterse ya que “si el otro no entiende, es un problema del otro. Por eso, es tan importante la confianza que promueve el disfrute”, agrega Rajtman. 

Si no se pierden las instancias de respeto a uno mismo, este reencuentro sexual –pero con otra pareja– puede ser muy divertido. “Es clave establecer una relación de confianza con el otro y disfrutar –insiste Rajtman–. Ser suaves y tiernos, tener un encuentro tranquilo para generar suavidad en el otro también y tomarse el tiempo necesario”. La especialista aclara que “no es necesario lanzarse al sexo en el primer encuentro. Se pueden tener varios encuentros antes y disfrutar de esa etapa”.

Finalmente, Astolfi señala que, “lo mejor es ser lo más naturales posible, no intentar dar una “imagen” o ser alguien que uno no es y disponerse a pasar un buen momento sin la expectativa de formar pareja inmediatamente”.

 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.