access_time 09:03
|
5 de octubre de 2020
|
|
Parte 1

¿Cómo vivir con menos presión?

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1601898293506Decisiones.jpg

En nuestro mundo interior toda explicación de algo que nos pasó crea un modelo teórico o se ajusta a uno ya existente.

Hay asuntos sobre los cuales es importante tener categorías que nos permitan organizar la información y comprender de mejor manera lo que ha sucedido y cuáles son los posibles pasos asociados como consecuencias o curso natural. A las personas nos encanta planificar y creer tener control sobre casi todo lo que hacemos. Es por eso que seamos conscientes o no, creamos modelos teóricos que nos permiten analizar todo.

Los modelos teóricos son reconocidos fácilmente en el desarrollo de la ciencia, la informática y la economía.

Desde enviar una misión a Marte, comprender el funcionamiento de un virus, desarrollar una proyección del dólar y hasta una simple compra de supermercado implica un modelo teórico.

Cada vez que hacemos una reconstrucción racional de una situación, con la información que contamos, buscamos ordenarla para generar un entendimiento de lo que hemos observado o vivido estamos desarrollando un modelo teórico.

En nuestro mundo interior toda explicación de algo que nos pasó crea un modelo teórico o se ajusta a uno ya existente.

En otras palabras, siempre estamos creando cuentos, historias, explicaciones acerca de lo que sucede. Somos seres dadores de respuestas y sentido. Nos gustan los cuentos, pero sólo permanecen aquellos que tienen razones poderosas. Tal vez es por eso, que siempre las razones deben vestirse de verdades.

Asumiendo la naturaleza evidente de nuestra especie, podemos profundizar y preguntarnos qué modelos teóricos son pobres de argumentos. Sin duda que en términos sociales podríamos mencionar varios. Pero al mirar a lo ancho y amplio de la vida corremos el riesgo de caer en silogismos que nos terminen volviendo más pobres aún. Es por eso que a veces la observación puntual de un hecho en una realidad local permite inferir grandes descubrimientos. Y que más local que la propia vida.

Una forma fácil de detectar modelos teóricos pobres es preguntarse: ¿En qué áreas de mi vida siento que tengo pocas opciones? ¿En relación a qué asuntos me siento ansioso?

Estar en situaciones que nos llevan a una vacilación eterna entre dos puntos que generan insatisfacción no es un desafío, es simplemente un modelo teórico pobre. Sentir que constantemente debo elegir entre el éxito material o el tiempo de calidad con mi familia; elegir entre mi propia independencia o estar en una relación; elegir entre la seguridad económica o vivir de mi talento; destacar como líder o fortalecer el equipo son modelos pobres. Son, para la astrología, trampas conocidas desde la época de Sumerios. Es el juego o la trampa del zodiaco.

¿Cómo nos libramos de estas situaciones? Primero entendiendo que el problema no es la situación en sí, sino la forma en cómo estamos analizando esa situación. El problema no es el hecho, el problema es el modelo teórico que estamos utilizando para su análisis.

La clave es simple y está en nuestro lenguaje. Cada vez que hablamos y utilizamos la conjunción disyuntiva “o” estamos creando una situación entre dos opciones en la cual una descarta a la otra. No es necesario ser genio de la NASA para generar un buen modelo teórico. Basta con tomar lápiz y papel, hacer un listado de todas las conjunciones del idioma y jugar con ellas en la oración que expresa la situación.

No es lo mismo decir éxito material o tiempo de calidad con mi familia; éxito material con objeto de tiempo de calidad con mi familia; éxito material así como  tiempo de calidad con mi familia; éxito material lo mismo que tiempo de calidad con mi familia.

A veces es conveniente recordar que las máximas esotéricas fueron creadas para acrecentar la comprensión humana sobre sí mismo y sobre el universo, no para aumentar la falacia del control utilizando la dependencia de la predicción, pero de predicción y ansiedad hablaremos en la segunda parte.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.